FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  YPF: Estamos con el pueblo argentino, contra el imperialismo y las multinacionales
 
 
Estamos con el pueblo argentino, contra el imperialismo y sus multinacionales

Escrito por PSTU - Argentina - www.PSTU.com.ar      
Viernes 11 de Mayo de 2012

La medida del gobierno y la reacción de la empresa y el imperialismo europeo, acompañado por el resto, ponen a la orden del día un combate clave. Es la lucha por nuestros recursos. Es el momento de actuar, la pelea está en curso.  

Una profunda crisis económica golpea al capitalismo, en especial al europeo y español. Los gobiernos, y las grandes empresas y multinacionales que ellos representan, descargan esa crisis sobre los trabajadores y los pueblos. Tanto en sus propios países como en los países dependientes como el nuestro.

Por eso Repsol dejó de invertir por completo, se llevó todas sus ganancias al exterior, despreció regulaciones laborales y ambientales argentinas y agudizó la crisis energética. No es porque sean especialmente “ambiciosos”. Actuaron como toda multinacional en tiempos de crisis: redoblando el saqueo y la explotación. Es la receta imperialista para enfrentar la crisis, lo mismo que hacen las mineras o demás empresas multinacionales, los bancos. Igual que la exigencia de que nos “pongamos al día” con el pago de la deuda. O la escalada inglesa sobre Malvinas.

Frente a esta realidad, la clase obrera, la juventud y los pueblos de todo el mundo, enfrentan esos ataques. Así como en Europa o la Primavera Árabe, aquí vimos los enfrentamientos contra las mineras, las luchas de los obreros petroleros, o la oposición a los tarifazos con que el gobierno amenazó.

El imperialismo y sus agentes locales contra la clase obrera y los pueblos oprimidos: esos son los protagonistas centrales que explican lo ocurrido con Repsol YPF.

El gobierno y su medida de expropiación es la respuesta a esta realidad. Podía seguir aceptando el saqueo creciente, y enfrentar a los trabajadores imponiendo el ajuste. El desastre de TBA, la crisis del temporal y la bronca que se iba acumulando entre la población –incluso quienes lo habían votado hace unos meses le impidieron descargar el ajuste. Entonces, optó por postergar ese ajuste, relativizarlo, y expropiar la mayoría de Repsol. Por eso, la medida es un triunfo de los trabajadores y el pueblo. Y por eso mismo, la sorpresa, indignación y condena de los gobiernos de España y toda Europa, de EEUU, y de la totalidad de las instituciones imperialistas: desde la Unión Europea hasta el Banco Mundial y el FMI, que iniciaron sanciones de inmediato.

Nosotros consideramos que se debe rechazar todo ataque al derecho soberano argentino a disponer de sus hidrocarburos. Se debe enfrentar el saqueo. Frente a las sanciones que pretenden imponer desde España o la comunidad europea, estamos incondicionalmente del lado de nuestro pueblo, en defensa de sus derechos soberanos. Y llamamos a contestar golpe por golpe, ojo por ojo y diente por diente, la soberbia colonialista de los poderosos.

No pagar un peso, YPF 100% estatal

El gobierno en el capítulo 1 de la Ley enviada al Congreso, declara “de interés público nacional y como objetivo prioritario de la República Argentina el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos…”. Y acusó a la empresa por sus deudas, el incumplimiento de sus obligaciones, y grandes daños ambientales. El gobierno español exigió un “pago justo” por la expropiación, y Brufau reclamó 10.500 millones de dólares.

Por su parte, desde el gobierno, se habló de pagar entre 3.600 MD 51% del valor de mercado-, 2.200 -51% del valor de los activos-, o directamente nada, por esos daños ambientales. Nosotros afirmamos que no debemos nada a estos piratas, que son ellos los que deben a nuestro país. A la vez, los argumentos de la Ley justifican no solo la expropiación del 51%, sino de toda la compañía. ¿O el otro 49% no es “de interés público”? Es preciso expropiar también el 25% de Eskenazi y el 17% de inversores neoyorquinos.

¿Cómo avanzar?

El pueblo argentino, comenzando por los obreros petroleros, considera que echar a Repsol es un acto de justicia. Que hay que recuperar la soberanía de los hidrocarburos. Hay odio con la soberbia colonialista del gobierno español y el Rey de España.

Compartimos ese sentimiento antiimperialista. Por eso, consideramos que es el momento de avanzar sobre todos los hidrocarburos, anulando las concesiones de las áreas que explotan las restantes empresas que saquean nuestro petróleo: PAE, Esso, Petrobras, etc. Y, en nombre de ese sentimiento, abrir un debate alrededor de la deuda externa, la minería, los alimentos, las mil y una formas del saqueo que sufrimos. Hasta hace poco tiempo, solo los socialistas revolucionarios hablábamos de “expropiación”, y desde el gobierno nos decían que no era el momento. Ahora, Cristina tomó esta medida. ¿Por qué no avanzar hacia el resto?

Algunos compañeros que confían en el gobierno, nos dicen: “paso a paso”. Y que “si vamos por más, vendrán las represalias”. No se trata de “apurarse”, sino de hacer lo necesario. Para nosotros, este es el momento. Están debilitados, nosotros tenemos la razón y la fuerza de nuestro lado, podemos lograr una amplia unidad latinoamericana para ir en el mismo sentido.

Como en la lucha por la independencia, hace 200 años, tenemos que actuar ahora con la misma determinación: recuperar la soberanía de los hidrocarburos, de la minería, de los alimentos, financiera, en las comunicaciones. Aprovechar el impulso, tomándolo como una gran gesta nacional por nuestra segunda independencia.

Por todo eso, llamamos a todos los trabajadores y el pueblo, comenzando por nuestros compañeros de trabajo y estudio que confían en el gobierno, e incluso a agrupaciones oficialistas, a poner en pie una gran movilización antiimperialista, para terminar con el saqueo. Y responder a cada ataque y sanción con un nuevo golpe: si empezamos por YPF, sigamos por Telefónica, El Banco Santander, el BBVA, etc.

Es preciso convocar urgente a una gran reunión de todos los que proponemos avanzar hasta lograr el no pago a Repsol, la estatización total de YPF y toda la actividad petrogasífera.
__________________________

Control obrero de YPF

Muchos compañeros ven la expropiación con alegría, pero con desconfianza. ¿Será el Estado, y el gobierno, un buen administrador? ¿No será fuente de corrupción? Está Ciccone, los negocios con Cristóbal López y sus empresarios amigos. Más aún, muchos recuerdan las viejas empresas estatales, la corrupción en ellas.

Esa desconfianza tiene fundamentos. No podemos confiar en los De Vido, ni tampoco en los “controles parlamentarios” que impulsan los radicales. Se pelean en todo, pero son socios para “currar”. Pero hay un remedio: el control de los propios trabajadores.

¿Quiénes más interesados en que las empresas funcionen eficientemente, que los propios obreros del petróleo y el gas? Si ellos fueron los que más lucharon, durante años, por la nacionalización.

Por eso, se trata de imponer un funcionamiento para las empresas estatales –empezando por YPF en su situación actual con control de obreros y técnicos. Investigando y controlando cada decisión del gobierno y los privados. Y serán ellos, los que rápidamente llegarán a la conclusión de que YPF debe ser 100% estatal.

Control no es participación en el Directorio

La nueva YPF tendrá un representante de SUPeH en el Directorio. Otros sindicatos reclaman un lugar. No es esto lo que proponemos: no sirve.

Hace años, había representantes de los sindicatos en las empresas estatales, y no impidieron la corrupción, más bien al contrario. Es que una sola persona no hace nada, es minoría entre los patrones.

Es el Estado el que debe administrar y gestionar la empresa. Los obreros analizarán, en asambleas y congresos con participación de todas las bases, las decisiones de esa administración. Y las aprobarán o exigirán cambios. Ese es el control, con absoluta independencia del Directorio, que proponemos.
__________________________

El Frente de Izquierda y los Trabajadores: Alto y desviado

La declaración suscripta por los tres miembros “con legalidad” del FIT se opone completamente a la expropiación. No dice una palabra de la necesaria defensa ante los ataques a la medida, o la reivindicación del derecho a que el Estado disponga de los hidrocarburos, derecho cuestionado por Europa y España.

Es lógico, porque para estos miembros del FIT es lo mismo la YPF anterior, que ésta, con el 51% expropiado. Esta declaración está de acuerdo con la posición de Altamira, difundida por el PO, que define a la medida como “un nuevo vaciamiento”. Y si es así, lo central es combatirlo.

Sin embargo, Izquierda Socialista en una declaración propia, dice: “defendemos el derecho soberano de Argentina de ir contra los intereses explotadores y antinacionales”. Nosotros coincidimos con eso. Por eso defendemos esta expropiación, pese a sus limitaciones, contra los ataques que sufre, porque la consideramos un golpe, aunque limitado, a esos “intereses explotadores y antinacionales”.

¿IS lo considera así? Y entonces, ¿por qué firma una declaración que no hace referencia a eso, que lo oculta? ¿Por qué se esfuerza en coincidir con PO, que considera que esto es un “nuevo vaciamiento”, es decir algo totalmente reaccionario, y que debe ser combatido, incluso hasta retrotraerlo?

Estar en el FIT no es firmar todo lo que PO y PTS pongan a la firma. En un frente electoral, es necesario mantener la mayor independencia política.

Llamamos a los compañeros del PO, el PTS e IS a rever esta política que los ubica neutrales en la pelea entre el saqueo imperialista y la resistencia obrera y popular.
 

 
  Contador de Visitas: 155811 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=