FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  España: La mayor agresión contra los trabajadores desde el franquismo
 
ESPAÑA: Reforma Laboral: La mayor agresión a los trabajadores desde el franquismo
Escrito por Jesús Gago - Corriente Roja       

Esta Contrarreforma es con diferencia la mayor agresión a los trabajadores desde el franquismo.
Es la expresión de la brutalidad del capitalismo cuando se sabe impune porque tiene, comiendo en su mano, todos los resortes del sistema: ejecutivo, legislativo, judicial, medios de comunicación y también el brazo social del sistema, las burocracias sindicales.

Esta Contrarreforma, que viene a sumarse a las anteriores de 1984, 1994, 1997 y 2005, fir madas algunas por esas mismas burocracias cuya sumisión es premiada por los poderes dominantes con generosas subvencio nes públicas, y que sólo han traído miseria y precariedad para los trabajadores, supondría, en caso de que no la paremos, un salto cualitativo en la indefensión y explotación de los trabajadores.

Si nos imponen el dogal de esta Contrarreforma lograrían dar un paso muy importante en el permanente proyecto del capital: suprimir los restos del Derecho del Trabajo (DdT) substituyéndolos por la arbitrariedad y el despotismo empresarial. Volver al siglo XIX, arrumbando todo el patrimonio de derechos y dignidad laboral que nos fue legado por hombres y mujeres ejemplares y honestos que sufrieron persecución, cárcel y muerte a manos del capital. Porque nada importante se le ha arrancado históricamente al capital con diálogo y paz social.

El Derecho del Trabajo no es una concesión de las burguesías sino el fruto de esas luchas y surge como el reconocimiento social y político de que la relación de poder en las relaciones laborales es asimétrica, de que en la empresa hay una parte más fuerte (patronal) y otra más débil (trabajadores). Equilibrar protegiendo a los débiles es la función primordial del DdT, a fin de preservar su condición de trabajadores libres frente a situaciones históricamente superadas como la servidumbre y, más allá en el tiempo, la esclavitud.

Pues bien, esta Contrarreforma laboral, aprobada por el gobierno del PSOE mediante el R.D.L. 10/2010 y ahora tramita da en Las Cortes Generales, tal y como muestra el cuadro adjunto, es un atentado a los derechos no sólo laborales sino civiles, que habría que dejar colgado en la puerta de entrada de las empresas: “Te puedo despedir y jugar con tu futuro y el de tu familia cuando quiera, cómo quiera y casi gratis”. La tiranía del poderoso amparada, además, por una “ley democrática”, una burla, una barbarie, que es lo que ofrece el capitalismo sin resistencia. Las consecuencias, sin embargo, son dramáticas para los trabajadores, para su futuro, su salud y su dignidad.

Los trabajadores nos juga mos mucho


Un proyecto social que se resume en que para que unos pocos puedan seguir siendo cada vez más ricos muchos tengamos que ser cada vez más pobres, es necesario confrontarlo hasta destruirlo; en ello nos va, entre otras cosas muy importantes, el futuro de millones de jóvenes sin empleo ni futuro, el de millones de pensionistas condenados a la beneficencia, el de millones de parados de más de 50 años des pedidos por tener derechos que ahora se le niegan, al tiempo que se alarga la edad de jubilación más allá de los 65 años. Y mien­tras esto es lo que se le ofrece a las clases populares, la burguesía, los poderosos, defraudan y evaden impuestos, privatizan servicios esenciales, establecen copagos y reducen las pensiones. ¿Hace falta decir que no hay ninguna razón económica que justifique este expolio? ¿Hace falta explicar que sólo es violencia sin resistencia, sin rebeldía?

Hay que pararles los pies

Por eso hay que pararles los pies a esta gentuza: a la patronal y sus testaferros vividores en los pesebres de las instituciones y las subvenciones. Empezar el 29-S, evitando que conviertan la huelga general en una mas­carada, es una oportunidad para impulsar las movilizaciones y la conciencia de los trabajadores sobre la necesidad de reconstruir la solidaridad obrera coordinan do las luchas defensivas en curso, porque romper el aislamiento que nos han impuesto es primor dial. Si algo deja clamorosamen te claro este proceso de 30 años de derrotas de la clase obrera es como el sindicalismo “fashion” de ruedas y comunicados de prensa alimentó la prepotencia del capital y la opresión de los trabajadores, como la farsa del diálogo social no era sino una fórmula excelente para el negocio patronal y el arribismo sindical.

Reconstruir el sindicalismo de clase, el sindicalismo honesto y generoso, es una tarea ardua pero impostergable, tanto como arrumbar al basurero de la historia el entreguismo de la izquierda social y política que ha visto en las instituciones y en abrazar esta farsa de democracia burguesa su proyecto político. Deslumbrados por una “ciencia” que no es sino una baratija ideológica para uso y disfrute de los poderosos, son un indicador de la mayor de las derrotas que ha sufrido en estas décadas la izquierda: el oportunismo, pero también la derrota de las ideas, la pérdida de la ideología, la incapacidad para defender un sistema alternativo a la barbarie capitalista y que tiene un nombre esperanzador que es socialismo.

Fuente: Corriente Roja n° 10, Septiembre 2010
 
  Contador de Visitas: 157095 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=