FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Movimiento estudiantil - ¡A no bajar los brazos!
 
 
Movimiento estudiantil - ¡A no bajar los brazos!

Escrito por PRT - Chile
www.prtchile.org    

Ni plebiscitos, ni mesas de diálogo sin educación gratuita.

Pese a todo el revuelo y las protestas de las bases de estudiantes, los voceros públicos de la CONFECH ya se han sentado a zanjar sus diferencias con el gobierno por sobre las bases y a puertas cerradas. Sin embargo, en la calle, en los liceos y universidades, la discusión no concluye y son las mismas bases las que han presionado a avanzar a las dirigencias de la CONFECH a no bajar las movilizaciones y a luchar, ya no solo por las migajas que buscan el PC y autonomistas, sino por reformas estructurales de fondo, que tiendan a cuestionar las bases mismas de la sociedad de clases.

En este contexto, los dirigentes de la CONFECH, Camila Vallejo y Giorgio Jackson, entre otros,  han buscado bajar el perfil al movimiento, distanciando la frecuencia de las marchas, organizando de manera ambigua las movilizaciones, separándose de los organismos más radicalizados, bajando por ejemplo la marcha programada el pasado 6 de Septiembre en la mañana por el “duelo nacional” asociado al accidente aéreo en Juan Fernández,  pero llamando ambiguamente a marchar a última hora ese mismo día en la tarde. Sin embargo, estudiantes secundarios convocados por la ACES, que han sido marginados por la CONFECH y el gobierno, asistieron a la marcha previamente establecida y fueron fuertemente reprimidos por fuerzas especiales.

La CONFECH, bajo la dirección de los partidos de la patronal, está cumpliendo el rol de instrumento de la burguesía para sofocar al movimiento. Sus direcciones, asociadas al PC, buscan la conciliación con la concertación, y en consecuencia, con los empresarios. Su política de conciliación de clases es errónea y ya ha llevado al fracaso procesos de ascenso de masas y embriones revolucionarios que tuvieron lugar en el desarrollo de los cordones industriales durante el gobierno de la unidad popular, desencadenando un genocidio sobre la clase obrera, dictadura y la instauración del modelo neoliberal en Chile.

El gobierno por su parte, perteneciente a la gran burguesía nacional y férreo defensor de dichos  intereses, ha mostrado claras señales de su incompetencia para gobernar. Piñera y sus ministros hacen declaraciones de las que tienen que retractarse a las horas; han buscado desgastar al movimiento estudiantil sin conseguirlo, declaran abiertamente que la educación es un bien de consumo que debe transarse en el mercado, han rechazado intransigentemente la gratuidad de la educación y, en vez de rechazar la mercantilización de la misma, han buscado mediante sus propuestas, como el GANE, la institucionalización del lucro. Ahora su política apunta al diálogo con las dirigencias estudiantiles, pero sin transigir lo que se está exigiendo desde las bases. Y es en este campo donde el gobierno tiene todas las de ganar, esto porque las direcciones estudiantiles, lideradas por la CONFECH y la FEMES están vendiendo al movimiento, ciñéndose primero a un petitorio de 12 puntos claves, ninguno de los cuales contempla educación gratuita y pública en todos los niveles, la eliminación de la PSU como filtro de clases o autonomía territorial ante las fuerzas represivas policiales y segundo, porque, en concreto, nunca han buscado luchar por las demandas de las bases, que tienen un carácter más revolucionario y menos reformista.

El rol de las dirigencias quedó de manifiesto durante el paro del 24-25 de agosto llamado por la CUT, donde nuevamente, las dirigencias de la Central Unitaria de Trabajadores, de la CONFECH y el Colegio de profesores, lideradas por Arturo Martínez, asociadas al PS, PC y burócratas sindicales, no buscaron programar el paro, ni los objetivos del mismo, ni menos aún proteger a los trabajadores que quisieran sumarse. Aún así, durante la jornada del 24 se dio cuenta en la calle del descontento social, el cual se ´plasmó en la gran marcha del 25, que concentró a cerca de 500.000 personas en Santiago. Ese mismo día, la represión policía cobró la vida de Manuel Gutiérrez, estudiante secundario que fue asesinado por las fuerzas policiales, quienes en una primera instancia negaron el hecho, e incluso se negaron a la investigación del suceso, pero que gracias a la presencia del hermano, no pasaron desapercibidas. Respecto a este evento, el oficial fue destituido, pero no se ha ejercido justicia por el homicidio, de esta forma el gobierno sustenta una impunidad sobre criminales que resguardan los intereses burgueses.

Nuestro deber ya no es solo denunciar a las dirigencias, sino reestructurar los organismos que nos representan o crear organismos que tengan una correlación de fuerzas equivalente y que sirvan como poder paralelo que cuestione el rol y el poder de las mismas, donde existan delegados mandatados y revocables desde las bases, que lleven a las mesas de diálogo los petitorios de éstas.

No busquemos que nuestras demandas se zanjen en plebiscitos, donde se excluya a sectores tan trascendentes como los secundarios por ser menores de edad y donde se ratifique el rol que ha desempeñado la democracia burguesa en la creación del estado burgués y del modelo capitalista e imperialista. Las urnas son una instancia más de desgaste. Nuestras fuerzas y nuestra lucha, por el momento, se deben expresar en las calles, en las movilizaciones, tomas, en asambleas,  plenos, en generar debate, discusión y política, en cuestionar a las direcciones, denunciarlas y trabajar en petitorios. El diálogo posterior con el gobierno será solo sobre la base de nuestras exigencias, sobre la base de una educación gratuita.

Ante la contingencia nacional actual, nos sumamos en las consignas por educación pública, gratuita y de calidad, en todos sus niveles, supresión de la PSU como filtro de clases, no a mesas de diálogo si no son sobre la base de una educación gratuita, renacionalización del cobre para financiar la educación, no a plebiscitos de desgaste, por la formación de una asamblea constituyente y juicio y castigo a los homicidas y abusadores de la clase obrera.

Creemos y tenemos la convicción en que para lograr tales demandas debemos reestructurar y crear organismos centralizadores en la lucha, con independencia de clase, mandatados desde las bases y que fortalezcan la unión obrero estudiantil.

Lea también: Ante una eventual traición a las movilizaciones del movimiento estudiantil
 

 
  Contador de Visitas: 154107 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=