FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Derrotemos a los golpistas!
 
¡Redoblar la movilización hasta derrotar a los golpistas!


Se cumplen 22 días de resistencia contra el golpe en Honduras. En estas tres semanas el pueblo trabajador hondureño ha hecho gala de su fuerza histórica, decenas de miles de hondureños han participado en la resistencia contra el golpe de estado soportando la represión y la persecución.

 

Como informa el comunicado del 19 de julio del Frente Nacional contra el Golpe de Estado, (que coordina las movilizaciones) los golpistas han efectuado: "4 asesinatos, 1,158 detenciones ilegales, acoso y persecución a representantes del movimiento social; 14 medios de comunicación, 14 periodistas y 4 organizaciones sociales han sufrido atentados a la libertad de expresión". Agréguese a esto las intimidaciones diarias en los centros de trabajo, en las colonias y los centros de estudio, además de la furiosa campaña anticomunista que vomitan los periódicos golpistas y la casi totalidad de las televisoras.

 

Pese a eso el pueblo hondureño ha seguido resistiendo y haciendo historia,  aunque la masacre en el aeropuerto de Toncontín y la primera ronda de negociaciones en Costa Rica, produjeron un pequeño impasse de confusión y confianza, el movimiento popular fue recuperando confianza y fuerza, nuevos sectores se fueron incorporando.

 

Los trabajadores de la educación agrupados en la FOMH han sido la columna vertebral de la lucha urbana, articulando alrededor de ellos a otros trabajadores del Estado, campesinos y pobladores. Durante el miércoles y jueves de la semana pasada varias cortes de ruta a lo largo del país golpeaban a los empresarios golpistas, impidiendo las exportaciones. El punto gris seguía siendo la negligencia de las centrales obreras en convocar la huelga general.

 

Es necesario entender en este momento el rol que ha jugado el imperialismo norteamericano y su política en el escenario hondureño. Los principales personajes golpistas civiles y militares fueron construido por el imperialismo yanqui, tanto en los 80's durante la "guerra sucia", como en la época neoliberal. La embajada norteamericana alentó permanentemente la disidencia contra Zelaya, pero su estrategia fundamental fue siempre el desgaste electoral y el chantaje, pero cuando la extrema derecha hondureña confiada del apoyo de sus amos imperiales ejecutó el golpe de estado,  el gobierno de Obama no puedo salir a apoyar abiertamente el Golpe de Estado (como hubiera sucedió en los años 80`s). Esta situación contradictoria ha desembocado en  que aunque los golpistas tuvieron casi la unanimidad de las elites hondureñas para ejecutar el golpe, quedaron absolutamente aislados internacionalmente.        

 

Rechacemos  la trampa de la negociación

 

Frente a esta situación el gobierno imperialista busca a una vieja ficha de su confianza: Oscar Arias Sánchez, presidente de Costa Rica, directamente colocado como "mediador" por el departamento de Estado. El "Plan Arias" (2) tenia el objetivo de  estabilizar la situación conflictiva abierta por el golpe de estado. Aunque el Plan Arias plantea la necesidad de restablecer a Zelaya en el ejecutivo, el resto de puntos apuntaban a evitar la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y sobre todo garantiza la impunidad a los golpistas y la preservación de toda la corrupta institucionalidad que orquestó el golpe (Corte Suprema, Tribunal Supremo, FFAA, Comisión de Derechos Humanos).

 

En medio de una situación paradójica, donde ni el golpe se consolidaba, ni el movimiento popular lograba expulsar a los golpistas, se llevan adelante las segundas negociaciones de Costa Rica, donde se presenta el "Plan Arias" de 7 puntos.

 

Lo novedoso de estas negociaciones es que la delegación zelayista acepta los 7 puntos del plan, abandonando banderas fundamentales que ha levantado el Frente Nacional contra el Golpe de Estado como la Constituyente y acepta la impunidad de los golpistas y preservación de la cúpula militar. Esta posición de Zelaya, entrega en la mesa de negociación, los motivos que produjeron la resistencia popular.

 

Pese al acuerdo de Zelaya con el Plan Arias, las negociaciones no llegaron a término producto de las exigencias de la "derecha dura" que no quiere el regreso de Zelaya, pero sobretodo quiere garantías claras para las FFAA y los golpistas civiles.

 

En este marco es de suma importancia que el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado diseñe una clara línea de independencia frente al gobierno, no solo denunciando el rol de Arias (cosa que se ha hecho) sino exigiendo la ruptura clara de Zelaya con las negociaciones y las intenciones del Plan Arias. Y denunciando su acuerdo con los planes del Departamento de Estado personificados en Oscar Arias.

 

Esta en manos del movimiento popular mantener la lucha callejera y sobretodo garantizar el Paro Cívico Nacional para echar finalmente a los golpistas, garantizar su juicio y castigo y lograr borrar a las viejas instituciones a través de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente libre y soberana.  

 

¡Restitución incondicional de Zelaya!

¡Hay que organizar y preparar el Paro Cívico Nacional hasta la derrota de los golpistas!

¡Juicio y Castigo a los militares y civiles que orquestaron el golpe y ejecutaron la represión contra el pueblo!

¡Libertad a todos los presos políticos! ¡Abajo la represión golpista en todas sus formas!

¡Ruptura inmediata con las negociaciones de Costa Rica! ¡Abajo el Plan Arias!

¡Solo el pueblo movilizado puede garantizar la Asamblea Constituyente Libre y Soberana!

¡Hay que mantener y profundizar la solidaridad internacional con el pueblo hondureño! ¡Boicot comercial y diplomático hasta que caigan los golpistas!
 
  Contador de Visitas: 160649 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=