FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  “Fuera el Minustah y abajo el ejército macout que el nuevo gobierno está construyendo”
 
 
“Fuera el Minustah y abajo el ejército macout que el nuevo gobierno está construyendo”

Escrito por PSTU - Brasil  - www.pstu.org.br

Jueves 15 de Diciembre de 2011

Sindicalista denuncia el verdadero papel de las tropas de ocupación en el país y el regreso del duvalierismo bajo el nuevo gobierno

Un año después del contubernio electoral que dio la victoria al actual presidente del país, Michel Martelly, poca cosa cambió en el país ocupado por las tropas de la ONU hace siete años. Está cada vez más claro el plan del imperialismo de transformar a Haití en un mero depósito de mano de obra barata para las multinacionales. El nuevo gobierno, por su parte, va asumiendo características cada vez más autoritarias, con el aumento de la influencia del ex-dictador Jean-Claude Duvalier (Baby Doc) y la creación de brigadas paramilitares, reeditando a los ‘tonton macoute’[1].

El periódico Opinión Socialista conversó con Didier Dominique, dirigente de la Central Sindical Batay Ouvriye (Batalla Obrera), quien habló sobre los desafíos presentes por esa nueva situación en el país
.

¿Qué cambió en Haití con  la elección del nuevo presidente?

Didier Dominique- Las elecciones fueron marcadas por la corrupción y el fraude por todos lados. Por otro lado, la elección de Michael Martelly significa un rechazo a los políticos tradicionales.  Martelly es un cantante muy popular, provocador, y surge como candidato perfecto para expresar ese rechazo. Pero, a pesar de no quedar muy claro en las elecciones, él es de ultraderecha. Fue un joven ‘macout’ de Duvalier, que entró al Ejército antes de convertirse en artista. Y, ahora, lo que vemos es un ‘neoduvalierismo’ disfrazado de renovación. Hoy, por ejemplo, el primer ministro Garry Conille es hijo de un macout duvalierista. Uno de los hijos de Duvalier está trabajando en el gabinete de Martelly. Su gobierno aplica los mismos métodos de Duvalier, o sea, la fuerza y la dictadura. Por ejemplo, en el campo los duvalieristas regresan a recuperar sus tierras. Y, ahora, con la policía y la Minustah, los latifundistas de antes vuelven a hacer una contrarreforma agraria. La Minustah da apoyo al desalojo de los campesinos de sus tierras, donde están desde 1986 (después de la caída de Baby Doc).

¿Cómo el gobierno está montando sus brigadas en las ciudades?

Dominique- En las ciudades el conflicto mayor se localiza en las fábricas del sector textil. El sindicato de trabajadores del sector está siendo atacado. Algunos empresarios están diciendo “Fuera cualquier actividad sindical”. Eso refleja otro aspecto del retorno del duvalierismo. Cuando distribuimos volantes para protestar somos recibidos por policías encapuchados, que disparan balas de goma. Además, está reorganizándose el ejército duvalierista, con los comandantes de antes, y también con la base de Martelly. Es un ejército “macout” concretamente. Paralelamente, se está se organizando el SIN (Servicio Secreto Nacional) para controlar los barrios populares. El corazón de todo es la organización de un proyecto imperialista de explotación. Ese es el Plan [Bill] Clinton que, incluso antes del terremoto, trajo al país 150 inversores extranjeros, 12 de ellos brasileños. El plan es invertir en Haití y explotar la mano de obra más barata de América, creando 40 Zonas Francas para explotar una mano de obra controlada y reprimida como esclavos. Papa Doc escribía, en los años 60, que aquellos que se opongan a su “ambición económica (…) van a ser un Himalaya de cadáveres”.

¿Cuáles son las semejanzas entre los tonton macoutes y las brigadas que Materlly organiza hoy?


Dominique- Los macoutes ejercían un control en los barrios populares, que no era sólo un control político sino, también, económico. Duvalier usaba una técnica. El tomaba las tierras de sus oponentes en el exilio, muertos, o en prisión, y las daba a algún grupo organizado de macoutes, que alquilaba esa tierra a los migrantes, trabajadores y campesinos. Nos cooptaban, había grupos políticos, tenían toda una estructura de control, de espionaje, para extender la estructura. Y, también, el control económico y de servicios. Los principales responsables recibían el agua y la luz, y vendían esos servicios.

Después de Duvalier, los barrios fueron dominados por las pandillas y las drogas, que llegaron a entrar en contradicción con la pequeña burguesía, y hasta con cierta burguesía, por el problema de los secuestros. Agarran y matan a los líderes de las pandillas y regresan a tener el control sobre los barrios.

Y, en las elecciones de ahora, había disputas por la base de esas pandillas, entre Martely y Jude Celestin. Por poco no hubo una guerra civil entre los barrios populares. Y, ahora, la gente de Martelly, pero también de Préval y Celestin, se rearticulan con mucha más gente, bajo el control de la clase dominante, del imperialismo, para reconstruir el ejército macoute. Y eso es peligroso, por eso que las consignas deben ser más precisas: “Fuera la Minustah” y “Abajo el Ejército Macoute” que están construyendo.

La Minustah sufrió en el último período un proceso de gran desgaste, ¿cómo lidia el gobierno con eso?

Dominique- El gobierno no se preocupa de eso. Siempre protege a la Minustah. Investigaciones hechas por americanos, franceses, holandeses, prueban que fue el batallón de Nepal de la ONU el que trajo el cólera. El gobierno también encubre los crímenes de los soldados de la ONU. Hace dos años, en Cap-Haitíen, un joven que debía un poco de dinero a un soldado fue encontrado ahorcado. Y, recientemente, cinco soldados uruguayos violaron a un joven haitiano de 18 años. Y, también, 150 soldados de Sri Lanka le hicieron horrores a niñas de 12, 13 y 14 años. Y no sucede nada con esos soldados. Y esos son los casos divulgados. Pero hay un montón que no se conoce. Entonces, la Minustah está cumpliendo un papel, yo diría, inmoral. Sucede que la dominación es tan fuerte, que esas acciones parecen naturales.

Traducción: Laura Sánchez


[1]
Tonton Macoute es el término utilizado para designar a los hombres próximos al ex dictador de Haití François Duvalier (Papa Doc) y a su hijo, Baby Doc, organizados en forma de grupos de paramilitares que le prestaban apoyo a su régimen dictatorial sanguinario, entre los años 1959 a 1986.
 

 
  Contador de Visitas: 162622 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=