FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  A 90 años de la Revolución Rusa
 
A 90 Años de la Revolución Rusa

Se cumplen 90 años de la Revolución Rusa. El 25 de octubre de 1917 (7 de noviembre del nuevo calendario), los Soviets dirigidos por el partido Bolchevique, derribaron el gobierno “democrático burgués” presido por Kerensky e instauraron el primer gobierno obrero y socialista impuesto por la revolución.

La Rusia de los Soviets, luego de tomar el poder, expropiaron sin pago las tierras, las fábricas y los bancos e instauraron el monopolio del comercio exterior, disolvieron el viejo parlamento y la Asamblea Constituyente. Gobernaron con las nuevas instituciones formadas por obreros y campesinos llamadas Soviets. Esto significó en los hechos, la Dictadura del Proletariado.

Estas medidas se aplicaron, no por medio de elecciones o reformas constitucionales, para llevarlas adelante, los trabajadores y campesinos se organizaron y se movilizaron en los organismos soviéticos, lograron dividir al Ejercito ganando para revolución a sectores de la tropa y la sub oficialidad y formaron el Ejército Rojo, integrado por obreros, campesinos y soldados, que presididos por León Trotsky, tomaron el poder.

Esta revolución mostró que los países atrasados e incluso con estructuras semi feudales en el campo, con 300 años de dominación autocrática, la Rusia zarista, pasó del feudalismo a la revolución burguesa en febrero de 1917 y pocos meses después la misma revolución avanzaría para convertirse en socialista, en octubre del mismo año. Se realizó en la práctica, no solo en la teoría, que no es necesario “etapas” de desarrollo de la “burguesía nacional”, para luego pasar a otra instancia indefina, donde podría darse el socialismo. La Rusia de los zares, demostró, en los hechos, lo acertada la teoría de Trotsky de la Revolución Permanente, ya esbozada por marx en el Manifiesto Comunista.

En Rusia, como postula  Marx, fue destruido por completo el aparato feudal y burgués, con el que gobernaban los terratenientes y la burguesía, su parlamento, su justicia, sus Fuerzas Armadas. Su lugar fue ocupado por el gobierno de los Soviets y el Ejercitó Rojo. La expropiación de burgueses y terratenientes dio lugar a la propiedad colectiva del campo y las fabricas o sea la abolición de la propiedad privada.

La tarea no fue fácil, la revolución socialista tuvo que enfrentar al Ejercito Blanco, que fue apoyado por más de catorce Estados capitalistas, los primeros años fueron de sacrificio y penuria por el estado de destrucción de las fábricas y la falta de cosechas en el campo. Pero apenas unos años finalizada la guerra civil, las enormes palancas que significaron la eliminación de la propiedad privada, comenzaron a desarrollar a la Rusia soviética, de manera sin precedentes en la historia de la humanidad.

 

La Dictadura del Proletariado no es sinónimo de partido único

La Dictadura del Proletariado no es sinónimo de partido único, de eliminación física de las corrientes obreras opositoras, y del culto a la personalidad. Eso no fué siempre así. En los primeros años de la revolución e incluso en plena guerra civil, cuando al frente del partido se encontraban Lenin y Trotsky, en los soviets existían representantes de las diferentes corrientes obreras y campesinas y de sus partidos. Los soviets fueron organismos democráticos donde se votaba a mano alzada y nadie era perseguido o fusilado por criticar o proponer tácticas diferentes, los únicos excluidos de los soviets y del nuevo gobierno, fueron los capitalistas y los terratenientes.

La guerra civil, la hambruna causada por ésta, el cerco imperialista, obligaron al nuevo gobierno a prohibir en forma transitoria los partidos y aun las fracciones dentro del partido bolchevique. Esto era considerado, temporal y a penas se avizorara una mejora en la situación, se levantarían de inmediato estas restricciones que se vio obligado a tomar el partido durante la guerra. Estas medidas fueron una táctica para que no cayera el nuevo Estado obrero, y para nada un principio socialista.

 

El surgimiento de la burocracia

Lamentablemente, la muerte temprana de Lenin, la situación internacional, en la cual cifraba muchas esperanzas el partido Bolchevique, como era principalmente la revolución búlgara y alemana, fueron derrotadas. 

La guerra civil en Rusia que llevó a la muerte a valiosos dirigentes bolcheviques, daría paso a que en la dirección del partido fuera tomando fuerza, un sector burocrático, de dirigentes medios y arribistas que se hacían más fuertes, a cada derrota que sufría la clase obrera internacional.  

Igual que en nuestros sindicatos, en Rusia, tomaron la dirección, los arribistas, los negociadores, la patoteros, que terminaron imponiendo, el partido único y la eliminación física de la oposición, como forma control para mantener sus beneficios personales. La figura más visible de este sector fue Stalin.

Ante un pueblo extenuado por la guerra, las derrotas de las revoluciones en curso en varios países, el surgimiento del fascismo en Italia, y el cerco imperialista impuesto a Rusia, si bien no logró derribar la revolución de octubre, sí modificó su régimen de democracia obrera a un régimen de férreo control burocrático, donde se instauró el partido único, y toda disidencia fue respondida con el destierro, la cárcel el exilio y los asesinatos. Para esto, Stalin se fue apoyando en un sector contra otro, dentro del partido y “elaborando” las “nuevas teorías” de “coexistencia pacifica con el imperialismo” y el “socialismo en un solo país” donde la palabra de Stalin era incuestionable, estableciendo así el culto a la personalidad.  

León Trotsky y la Oposición de Izquierda sufrieron las consecuencias del régimen policiaco que estableció Stalin, primero, confinado, luego desterrado y finalmente asesinado en México por Ramón Mercader, un militante comunista español, fue el método por el cual se afianzó en el poder la burocracia. Pero no fue solo Trotsky. Luego de los falsos juicios y las purgas de 1936, del Comité Central de la revolución de octubre, solo quedaba Stalin. Los demás estaban silenciados, desaparecidos o asesinados, aún aquellos que cedieron a Stalin en la eliminación de la oposición. 

Sobre esta base, fue que se afianzó la burocracia, que usufructuaba de todo tipo de privilegios materiales, como por ejemplo, el uso de casas lujosas en las costas del mar Negro y artículos de lujo, al que solo accedían los funcionarios del partido. El avance de esta degeneración, el desprestigió de los dirigentes acomodados y la falta de democracia obrera, prepararían el derrumbe, que en los años 90, llevó a que se perdiera, una de las más grandes conquistas de la humanidad: los Estados Obreros. 

Los Trotskystas reivindicamos las enseñanzas de Marx, Engels, Lenin y Trotsky. Creemos que a 90 años de la primera revolución socialista, las condiciones que desencadenaron la misma, no solo están maduras, sino que comienzan a pudrirse. La inexistencia de una dirección revolucionaria, de un partido bolchevique, ha permitido al capitalismo y a la burguesía seguir existiendo y mostrando cada vez más el camino de barbarie, que lleva a la mayoría de la humanidad.

 
Las masas luchan y derriban gobiernos

Ecuador, Bolivia, Venezuela, Argentina, demuestran no solo que las masas están dispuestas a la lucha, sino que además, las insurrecciones populares, derriban a los gobiernos “democráticos”. Pero la burguesía, la patronal tiene siempre un recambio, si el vacío de poder no es llenado por las organizaciones de tipo soviético, como en la Rusia del 17, pronto aparecen, los “progresistas” y los “militares patriotas” que a pesar de aflojar algunas concesiones a los trabajadores y sectores populares, mantienen intacto el sistema capitalista, el Estado burgués y principalmente sus Fuerzas Armadas.

 

 Construyamos un partido revolucionario

La revolución, hoy como en 1917, no solo necesita de soviets, organizaciones obreras y populares que enfrenten y derriben al gobierno de turno. Es indispensable la existencia de un partido revolucionario que se postule como dirección de esos organismos, y dirija todas sus fuerzas contra el sistema capitalista e instaure la dictadura del proletariado sin la cual no habrá gobierno y Estado Socialista. Como en 1903 Lenin planteara, que los que quieren un partido de reformas sociales, que hagan un partido aparte, los revolucionarios debemos construir la herramienta para dirigir la toma del poder. Y vaya si América Latina en las últimas décadas, las movilizaciones plantearon una y otra ves el tema del poder, sobró movilización, sobró valentía, faltó el partido revolucionario sin el cual no habrá revolución socialista. Esa es la gran tarea que tenemos planteada los revolucionarios.

 
Juan Ranchos
7/11/2007     
 
  Contador de Visitas: 154107 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=