FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  !Luchemos sin tregua contra los gobiernos de los banqueros y la Troika!
 
 

!Luchemos sin tregua contra los gobiernos de los banqueros y la Troika!


Escrito por Secretariado Internacional - LIT-CI
   www.litci.org         

Crisis en la Europa del capital. 

 

El mundo asiste a un agravamiento de la crisis económica y política en la Europa del capital, una crisis que es histórica y que es parte de la falencia del sistema y mercado mundiales. La situación es tan dramática que está amenazada la propia existencia no sólo de euro como sistema monetario unificado, sino de la propia Unión Europea (UE) como proyecto político-económico estratégico del imperialismo local. El tan mentado “Estado de Bienestar” europeo se está desmoronando de forma escandalosamente clara.

 

La profundización de la crisis en el viejo continente significa, por un lado, una intensificación brutal de los ataques a la clase obrera europea de parte de los capitalistas y banqueros internacionales -plasmados en los planes de ajuste, colonizadores y bonapartistas, que aplican sus gobiernos- y, por otro, un crecimiento de la resistencia organizada que los trabajadores, la juventud y los pueblos de esa parte del mundo están oponiendo en el marco de una verdadera guerra social desatada por el imperialismo para salir de su crisis imponiendo un retroceso histórico a los derechos y el nivel de vida del proletariado y los pueblos de Europa ¿Cómo potenciar y hacer más efectivas las respuestas que está dando nuestra clase? ¿Qué salida debe oponer la clase trabajadora frente a los planes de hambre y colonizadores de la Troika y el imperialismo?

 

 La economía europea desacelera y la recesión se asoma

 

En un informe dado a conocer recientemente, la propia Comisión Europea (CE), integrante de la llamada Troika junto al Banco Central Europeo (BCE) y el FMI, se habla de un peligro concreto de recesión en la zona euro a partir del estancamiento de la economía en diversos países de la UE.

 

La CE vaticina una fuerte desaceleración del PIB global europeo anunciando un crecimiento de sólo 1,5% en 2011 y de 0,5 el año próximo. Olli Rehn, comisario europeo de Asuntos Monetarios, advirtió en el documento de la CE que “el crecimiento paró en Europa y podemos entrar en una nueva fase de recesión”. Por otro lado, la expectativa de deuda bruta (relación deuda/PIB) de la zona euro es de 88% en este año, aumentando al 90,4% en 2012 y llegando al 90,9% en el 2013.

 

En este marco, el caso de Grecia es espeluznante. La expectativa para la economía helena es de una recesión directa de -5,5% de su PIB. En cuanto a la deuda bruta de este país, en 2011 es de 162,8%, en 2012 será de 198,3% y llegará a 198,5% en 2013.

 

En Italia, país que entró recientemente en la llamada “zona de rescate”, se anuncia prácticamente un estancamiento al crecer su PIB 0,5% en 2011 y 0,1 en 2012. La deuda externa italiana representa el 121% de su PIB.

 

Este proceso de descenso de la economía europea afectará también a los estados más poderosos de la UE, como Alemania, donde se prevé un crecimiento leve de 2,9% en 2011 para ir descendiendo a 0,8% en 2012. Lo mismo ocurría en Francia, que iría de 1,6% a 0,6% este año y el próximo, respectivamente. El Reino Unido no escapa a esta realidad desacelerando de un magro 0,7 para un 0,6 en el mismo periodo de vaticinio.

 

La guerra social se agudiza

 

Los capitalistas y banqueros – a través de sus gobiernos y parlamentos- están llevando adelante una guerra social contra la clase trabajadora de Europa. No se trata del riesgo de perder tal o cual conquista sino de la posibilidad de que se concrete un retroceso histórico en el nivel de vida y derechos de todo tipo del proletariado con más tradición de lucha en la Historia. Estamos hablando de que existe una pretensión y una posibilidad concreta de que varios países que componen los eslabones capitalistas más débiles de Europa retrocedan a un nivel de vida similar a las semicolonias.

 

En el marco de este tremendo enfrentamiento entre las clases, las clases dominantes llegan incluso a pisotear ellos mismos las caretas de su falsa democracia (burguesa) y aplican medidas de carácter bonapartista, como es el caso de digitar gobiernos (como en Grecia e Italia) colocando en el puesto de mando de esos países a representantes y peones directos del FMI, la Troika, Merkel y Sarkozy.

 

Ellos tienen total claridad de que en esta crisis alguien tiene que perder y quieren que los derrotados seamos nosotros. Ellos pretenden salir de su crisis a costa de nuestra miseria, del hambre de nuestras familias, de la perdida de nuestros hogares, de nuestras conquistas en material de educación, salud y derechos laborales. Nosotros, los de abajo, debemos tener la misma noción de la gravedad de la situación. O son ellos o somos nosotros. Esta conciencia está comenzando a tomar cuerpo en las luchas y movilizaciones que, aunque con desigualdades, están aconteciendo en varios países. Nuestro grito de guerra es y será !Que la crisis la paguen los capitalistas!

 

La crisis política en la UE y la colonización de los eslabones más débiles

 

Hace pocos días hubo cambio de gobierno en Grecia e Italia. Yorgos Papandreu y Silvio Berlusconi, respectivamente, cayeron en desgracia y dieron paso a Lucas Papademos, en Atenas, y a Mario Monti, en Roma. Estos últimos, como describiremos más abajo, son agentes e interventores directos de la Troika que llegan con la única y expresa misión de aplicar a rajatablas el recetario de los banqueros.

 

El proceso de “latinoamericanización”, que está planteado para algunos países de Europa, se comienza a expresar también en el terreno de la pérdida de soberanía política. En el caso griego, el reemplazante de Papandreu, Lucas Papademos es un tecnócrata que fue vicepresidente del Banco Central Europeo y ex gobernador del Banco de Grecia.

 

El nuevo primer ministro -y a su vez ministro de economía- italiano, Mario Monti, es un economista renombrado en las instituciones imperialistas europeas y la banca norteamericana. Fue por diez años Comisario de Mercado Interior de la Comisión Europea y asesor del poderoso banco de inversión Goldman Sachs. Su “gobierno técnico y de expertos” está formado por trece “tecnócratas” que, en verdad, son representantes de los banqueros. Entre ellos se encuentra Corrado Passera, nuevo ministro de Desarrollo Económico, Infraestructuras y Transportes y Telecomunicaciones, que es un agente directo del Banco Intesa Sanpaolo, entidad con participaciones en empresas como Telecom y Alitalia.

 

La Troika, con estos cambios, demuestra que no quiere gobernantes flojos que titubeen o demoren la aplicación de sus recetas contra los pueblos europeos. Queda claro que ellos mantienen sus fusibles en función de la capacidad política que tengan los gobernantes de hacer aprobar y avanzar a fondo en la guerra social al menor costo político y social posible. En esta lógica, si un fusible no funciona, lo cambian sin pestañeo.

 

Estamos asistiendo a hechos que poco antes podrían parecer inimaginables. En estos países de Europa vemos procesos de colonización no sólo económicos sino también políticos. En este punto es importante ser categóricos en la caracterización: estamos delante de gobiernos colocados directamente de arriba para abajo, directa y alevosamente digitados desde las oficinas de la Troika para que les apliquen sus planes. Fue por eso que Papandreu cayó al simple amague de convocar un referéndum sobre la aplicación de los planes impuestos por la Troika.

 

La realidad es que, ante los golpes de la crisis y la polarización, estos regímenes democrático burgueses o recurren a las elecciones que no deciden nada o incluso aceptan presidentes indicados “a dedo”. Por ejemplo, en el Estado Español, las elecciones del 20 de noviembre no eran para decidir la política del país ni mucho menos, fueron solamente para intentar “legitimar” al futuro administrador de los planes previamente concebidos y acordados con la Troika. De esta forma, cualquiera fuese el resultado electoral, la única y anticipada ganadora era la banca. Ahora, la tarea del PP no es otra que implementar el plan económico de la banca europea.

 

Cobran fuerza, en estos países, las consignas democráticas en torno a la soberanía nacional en contra del eje EUA-Alemania-Francia-Troika, que impulsan la colonización de varios países más débiles de Europa. Está planteada, como se da en América Latina u otras semicolonias, la denuncia y la lucha por expulsar al FMI y a la banca alemana y francesa de países como Grecia, Italia, Irlanda y otros que están en plena vía de sometimiento.

 

Nuestra clase ha entrado en combate

 

Nuestra clase, aunque con desigualdades de país a país, está respondiendo con mucha fuerza a la guerra social que desató la Troika. Las movilizaciones del pasado 15 de octubre (15-O) fueron un pico alto en el sentido de avanzar hacia jornadas de lucha coordinadas a nivel nacional e internacional.

 

En esa fecha, miles de jóvenes y trabajadores salieron a las calles contra los efectos de la crisis gritando que los arriba “no nos representan”. Las consignas y los blancos de la lucha del 15-O en muchos lugares, a ejemplo de Nueva York, tuvieron una tónica más anticapitalista y contra el capital financiero que en anteriores ocasiones, siendo los grandes bancos, sedes de organismos internacionales o los parlamentos los blancos definidos por las movilizaciones. Esto expresa un avance alentador en el grado de conciencia del movimiento. Es preciso mantener los sectores que se movilizaron e ir sumando cada vez más y más trabajadores a las protestas al igual que es determinante el poder unificar las luchas o huelgas de los trabajadores, activos o en paso, con las luchas de la juventud que se ve -con razón- sin futuro.

 

En este sentido, queremos destacar hechos muy positivos. En Grecia, a finales de octubre se dio otra nueva huelga general de la que participaron más de 250 mil personas. Entrado noviembre y como “recibimiento” al nuevo gobierno de la Troika, los jóvenes y trabajadores griegos salieron una vez más a las calles de forma masiva para luchar contra el los planes que Papademos-Troika intenta imponer.

 

El 17 de noviembre, en Italia, el mismo día en que Monti pedía el “voto de confianza” del senado a su gobierno títere de la banca internacional, estudiantes y algunos sindicatos protestaban en 60 ciudades del país contra los recortes y los planes anunciados. Los manifestantes cuestionaron duro “el gobierno de los bancos” y las medidas de austeridad que plantea el nuevo gobierno para “salir” de la crisis. En Roma, Milán, Turín y Palermo, más de 10 mil manifestantes se enfrentaban a la policía. En Milán el grito era: "Ni Berlusconi, ni Monti". En Florencia, los estudiantes alzaban carteles con lemas contra el nuevo gabinete “tecnócrata”: "Monti cerdo, siervo del capitalismo", "La crisis es de ellos y el dinero nuestro".

 

En España, se convocó una huelga de los trabajadores del sistema de sanidad pública, que está siendo desmantelado. Por otra parte, los trabajadores de la educación y los estudiantes continúan en lucha después de una jornada de huelga el 17 de noviembre.

 

En Portugal está convocada una huelga general para el 24 de noviembre. En Inglaterra, el TUC (Trade Unions Congress), central sindical única del país, votó el llamado a una huelga general el 30 de este mes contra los ataques a la clase obrera británica, sobre todo contra los recortes en las jubilaciones.

 

Cruzando el Atlántico, y como reflejo de todas estas luchas, en los EUA, al grito de “Somos el 99%”, miles de personas ocuparon Wall Street y el puente Brooklyn. En ese país, el pasado 14 de noviembre, la policía de Nueva York desalojó violentamente el Parque Zuccotti, el equivalente a la “Puerta del Sol” o la Plazar Tahrir para las manifestaciones neoyorquinas. Miles se congregaron ante la acción policial con pancartas que tenían mensajes como “nos pueden expulsar de una plaza pero no pueden quitarnos una idea”. El día 17 fue bautizado como “el día de la acción” y se dio una jornada de luchas y movilizaciones a nivel nacional. En Nueva York, más de 30 mil manifestantes, entre estudiantes y sindicalistas, se congregaron en el Puente de Brooklyn para marchar por la ciudad y cerrar Wall Street. A pesar de la represión policial, el movimiento crece al grito de “Somos el 99%”, “Ocupa Wall Street”, “Ocupa Alaska”, “Ocupa Los Angeles”....“Somos imparables”, “Esto es el principio del principio”, “Otro mundo es posible”…

 

¿Cuál es la salida y la política obrera frente la crisis y los ataques?

 

La clase obrera y los pueblos de Europa, frente a la crisis y esta guerra social, necesitan responder en el sentido programático (una salida concreta a la crisis), en el sentido de las luchas y en el sentido organizativo.

 

Lo primero es, frente a los planes de hambre, miseria y de “rescate” (a los capitalistas y banqueros chupasangre), anteponer un plan de rescate de los trabajadores y el pueblo. Esta debe ser la respuesta político-programático-ideológica a nivel continental y que, a nivel de cada país, tomará las formas más adecuadas y específicas.

 

Lo central es tomar conciencia de que sólo batallando a muerte por un plan de rescate de nuestra clase, podremos contrarrestar los planes de guerra social de la UE-FMI-BCE contra los trabajadores y pueblos europeos.

 

Este plan de rescate debe partir del no pago de la deuda interna y externa a los usureros y bandidos de la Troika; la reducción de la jornada laboral, sin reducción del salario; la inversión en servicios públicos para defender la educación y la salud públicas y un plan de obras públicas y sociales al servicio de los pueblos. En este sentido y además del rechazo a las privatizaciones, para garantizar estas y otras medidas será ineludible la expropiación y la nacionalización, bajo control de los trabajadores, de todo el sistema financiero, el control de los capitales y el monopolio del comercio exterior, así como la salida del euro y la ruptura con la Unión Europea del capital. Luchemos por un gobierno de los trabajadores y el pueblo que aplique esas medidas en la perspectiva de una Europa para los trabajadores y los pueblos, o sea, de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

 

¿Con qué política peleamos para imponer nuestro plan de rescate? Este es un problema crucial y categóricamente sostenemos que el primer e indispensable paso es impulsar y unificar las luchas de todos los sectores contra los ataques de la Troika y sus gobiernos títeres. Debemos cerrar filas contra los planes de miseria y hambre de los banqueros y capitalistas.

 

Es muy importante mantener y acelerar la dinámica abierta por las movilizaciones masivas del 15-O. Es urgente transformar la indignación en acción organizada, en respuestas políticas contundentes que puedan torcer el brazo a los designios de la Troika y sus agentes en cada país de Europa uniendo las luchas de los sectores sindicalizados con las luchas de la juventud indignada. En ese sentido, es necesario seguir el ejemplo de unidad entre estudiantes y sindicalistas de Ocupy Wall Street. Es fundamental coordinar acciones y huelgas entre obreros, desempleados, estudiantes e inmigrantes pues todos estos sectores sufren las consecuencias de los planes de miseria y enfrentan los mismos enemigos políticos. Estas luchas a nivel de cada país deben apuntar a huelgas generales hasta derrotar los planes de ajuste.

 

La política unitaria a nivel nacional debe estar al servicio de lograr que las luchas confluyan en un día de huelga europea en defensa de los derechos, los salarios y pensiones. Es imperioso hacer este llamado, de tal manera que las luchas que se dan en diferentes países se fortalezcan unas a otras y podamos asestar un golpe contundente a la Troika-Merkel-Sarkozy-Obama.

 

Pero, para avanzar en las luchas nacionales y para concretar una jornada europea de huelga contra los planes de la Troika, deberemos enfrentar a las burocracias sindicales y políticas que, más abiertamente o no, se colocan al lado de la Europa del capital, apoyan a los gobiernos y los planes de ajuste impuestos por la Troika obstaculizando las luchas de nuestra clase. En este sentido, debemos hacer exigencias claras a las direcciones sindicales, partidos reformistas y a la dirección de los indignados en el sentido de impulsar luchas unitarias. Si la presión los hace aceptar, la lucha se verá altamente fortalecida, si se recusan, los habremos desenmascarado para sectores importantes de nuestra clase.

 

Al mismo tiempo que denunciamos la política y las concepciones de sectores como Democracia Real Ya, que apuntan una perspectiva por dentro del sistema, intentando reformarlo y oponiéndose a cualquier tipo de organización gremial y política de la juventud y los trabajadores, debemos hacerles las exigencias mencionadas sin dejar ni por un minuto de impulsar las luchas presentando, explicando pacientemente y llamando a los trabajadores, la juventud y el pueblo a luchar por una salida obrera a la crisis que exige plantear la cuestión del poder para la clase obrera. Es así que iremos construyendo, al calor de las luchas y la pelea programática la dirección revolucionaria de nuestra clase.

 

Secretariado Internacional

 

San Pablo, 21 de noviembre de 2011

 

 
  Contador de Visitas: 155811 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=