FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Protestas debilitan al gobierno en Grecia
 
 

Protestas debilitan al gobierno en Grecia         

 

Crisis política se profundiza y se suma a la crisis social y económica

 

 

La huelga general y la jornada de movilizaciones contra el nuevo paquete de ajuste fiscal, realizadas el día 15 de junio, sacudió al gobierno del primer ministro griego George Papandreu (del partido socialdemócrata PASOK). La tercera huelga general, sólo en este año, contó con manifestaciones que llegaron a reunir decenas de miles de personas en la capital Atenas.

Manifestantes radicalizados trataron de rodear el edificio del Ministerio de Finanzas, siendo reprimidos por la policía, lo que transformó el centro de la ciudad en una verdadera batalla campal.

 

Por lo menos 40 personas fueron apresadas y 10 fueron heridas por la policía. El parlamento debería iniciar el día con la discusión sobre un nuevo plan de ajuste fiscal, exigido por la Unión Europea y el FMI, para la concesión de un nuevo préstamo, a fin de que el país del Mediterráneo pueda continuar prorrogando el pago de su deuda pública. Antes de estas escenas de guerra civil, sin embargo, el gobierno, que ya enfrenta un profundo desgaste, fue sacudido. Papandreu anunció la disolución del actual Ejecutivo y la formación de un nuevo gabinete que, según él defendía, fuese de “unidad nacional”.

 

El principal partido de oposición, el derechista Nueva Democracia, sin embargo, rechazó la invitación realizada por Papandreu y exigió nuevas elecciones. La precondición, establecida por el actual gobierno griego para la nueva composición, sería la aceptación incondicional de los términos del nuevo acuerdo ya firmado con el FMI y la UE. Los periódicos griegos definen así el impasse: “Papadreu no puede gobernar, y la oposición no quiere”. Así, el “nuevo” gobierno no superará la crisis política, que se suma a la profunda crisis económica y social por la cual Grecia se arrastra hace, por lo menos, dos años.

 

El día 16, el primer ministro realizó en el parlamento griego un nuevo llamado a las demás fuerzas políticas y a la población, en defensa de los nuevos recortes y privatizaciones. “El país pasa por un momento crucial y ahora lo más importante es la estabilidad”, señaló. “Pasamos por un momento difícil y no debemos rendirnos”, dijo, olvidándose que su gobierno ya está completamente rendido a los dictámenes del FMI y del Banco Central Europeo.

 

Papandreu criticó, incluso, a las manifestaciones contra los paquetes de ajuste, diciendo que la culpa por la crisis era del propio pueblo griego. Dijo que se debería “abandonar la lógica de que la culpa es de los otros, lo que lleva a la inercia y a depender de los acreedores”. Los trabajadores y la juventud griega, por otro lado, no se compran la idea de que son los culpables de la crisis. “No vamos a pagar por esa crisis”, era la consigna de las manifestaciones de ese día 15.

 

El mundo en alerta

 

La cada vez más inminente catástrofe de la deuda griega hace descender las bolsas en todo el planeta y desvalorizó aún más el euro. Eso se debe a dos hechos, conocidos por todos los mercados: la deuda de Grecia, equivalente a un PBI y medio del país, es impagable, y el default (impago) causaría un efecto en cascada que perjudicaría a grandes bancos europeos y norteamericanos. Además, llevaría aún más desconfianza a otros países de la zona del euro, como Portugal e Irlanda, además de colocar a la propia moneda común en jaque.

 

La onda de pesimismo empeoró cuando la agencia de riesgo Moody’s rebajó la nota de los tres mayores bancos de Francia. Los bancos franceses mantienen el equivalente a 56 mil millones de dólares de la deuda griega. Por otro lado, los bancos alemanes tienen en las manos papeles de Grecia que equivalen a 33 mil millones. Los bancos norteamericanos, por su parte, son los principales emisores de CDS (Credit Default Swaps), especie de seguro contra impagos, y serían fuertemente perjudicados en caso de una moratoria.

 

Sangría

 

Los planes de ajuste impuestos por el país desde 2010 prevén una brutal reducción del déficit público, de 12,7% a 3% del PNB en 2012. Eso se daría a través del aumento de impuestos, profundos recortes sociales, reformas y privatizaciones. Incluso si eso fuese llevado a cabo, a través de un ataque sin precedentes al pueblo griego, la deuda no sólo no sería pagada, sino que crecería como una bola de nieve. En la medida que la crisis se profundiza, los impuestos que inciden sobre la deuda sólo aumentan y pasaron en los últimos días de 17.3% a 17.7%.

 

El gobierno de Grecia y los organismos financieros internacionales están, junto con el imperialismo europeo y norteamericano, decididos a llevar el plan de austeridad a las últimas consecuencias. Felizmente los trabajadores y la juventud del país también se muestran decididos a dar su respuesta en las calles a esos ataques.

 

 
  Contador de Visitas: 154235 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=