FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Argentina: La lucha estudiantil en una encrucijada
 
La lucha estudiantil en una encrucijada

Escrito por FOS - Argentina  http://www.fos-litci.com.ar/  

La política de Macri, Cristina y los gobiernos universitarios para enfrentar la lucha estudiantil es clara. Por un lado, para ganar a la opinión pública, dicen en los medios que han hecho muchísimo por la educación. Intentan probar eso, mostrando datos presupuestarios y obras realizadas.

Para ellos no hay motivo para reclamar, y por eso hasta ahora se han negado a abrir una negociación real. Por el otro lado, producto de la lucha estudiantil, se ven obligados a anunciar algunas mejoras.

De conjunto, ellos juegan con la opinión pública, apostando a la división del movimiento y al aislamiento de las tomas. Juegan con el tiempo para desgastar la lucha.

El que no sabe contra quién lucha, no puede vencer
 
Frente a esa política de Macri, el kirchnerismo y los gobiernos universitarios, la marcha del 16 de septiembre fue una gran acción que unificó a los estudiantes, los docentes y las luchas obreras como el caso de Paraná Metal. La masiva movilización con casi 30 mil personas en el aniversario de “La Noche de los Lápices” logró colocar el problema de la educación pública y los reclamos estudiantiles en el centro de la escena nacional. Fue un duro golpe que, por un momento, dejó a los “de arriba” a la defensiva.

Los compañeros del FOS y la COI veníamos insistiendo en que después del 16, era decisivo ir a una acción superior, manteniendo la línea ascendente del movimiento. De lo contrario, corríamos el riesgo de ir a un retroceso. Sin embargo, y desgraciadamente, ese punto alto de la lucha que fue el 16 de septiembre no tuvo continuidad: faltó señalar una perspectiva, un camino para seguir y extender la pelea. Las corrientes que dirigen al movimiento estudiantil hablaron mucho pero no propusieron nada concreto a los casi 30.000 estudiantes reunidos en la plaza para seguir la lucha.

Lo que hacía falta era que la FUBA y la CUES acordaran con las demás entidades del sector - los sindicatos docentes y no docentes y las demás federaciones estudiantiles - un paro nacional educativo de 24hs, con una nueva marcha para después del 16. Es lo que se había votado en la asamblea interestudiantil del 10 de septiembre, pero las conducciones de la FUBA y la CUES no dieron pasos concretos en ese sentido.

Por eso, lamentablemente, hoy estamos viendo un debilitamiento de la lucha, que empezó con el levantamiento de las tomas de los secundarios que ya venían con más de un mes en lucha. Nuestra insistencia en la necesidad de extender, unificar y nacionalizar la lucha, no es un mero capricho. Hay que tener en claro que por detrás de las malas condiciones edilicias o la falta de presupuesto no están solo Bullrich, Caletti o Trinchero. Están los planes para la educación del Banco Mundial, que sirven a los intereses de las instituciones financieras internacionales y las multinacionales.

Y, por supuesto, están también los gobiernos que implementan esos planes - tanto el de los Kirchner, como Macri- apoyados en leyes educativas como la LES, la LEN y la Reforma de la Secundaria. Son fuerzas muy poderosas y, por eso, decíamos que tenemos que tener respuestas para una lucha dura y larga. Ocurre que las direcciones de la FUBA y de la CUES, no sacaron ni sacan hoy todas las conclusiones de este análisis y, por eso, no son consecuentes en pelear por la extensión, unificación y nacionalización del conflicto. Ese es el camino no solo para derrotar la política educacional vigente en el país, sino también para forzar una real negociación en las escuelas y facultades.

Es posible vencer, pero hay que evitar nuevos errores
 
En este momento se mantienen algunas tomas en secundarios y también en las facultades de Sociales y Filosofía y Letras y el Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA). O sea, el movimiento aún tiene reservas de energía y hay que utilizarlas en el sentido de romper la dinámica de aislamiento de las tomas.

Para eso hay que evitar nuevos errores. Por un lado, está la política de La Mella, que desde los primeros días de la toma en Sociales venía proponiendo medidas que de alguna manera iban en el sentido de retroceder sin ninguna conquista. No podemos confiar en las negociaciones sin lucha. Hay que hacer todo lo posible para que las tomas se mantengan.

Por otro lado, está la orientación de PO y otras agrupaciones que cometen el error opuesto al tener la toma y los cortes de calles como únicas o principales tácticas para extender y unificar el movimiento. Esto cuando sabemos que la situación de las facultades es desigual: no todas están en condiciones de garantizar una toma. Con esta política se hicieron algunos intentos que resultaron acciones aisladas, que luego retrocedieron. Ahora en la última asamblea interestudiantil del 20 de septiembre, se profundizó esa orientación proponiendo el acampe en el Ministerio de la Educación. Es un nuevo “hecho político”, pero que no sirve para incorporar a la lucha a los centenares de miles de estudiantes que aún no se han sumado.

El PTS, tampoco se jugó a construir anticipadamente una perspectiva para después del 16, como sería el paro nacional educativo. De todas formas, aunque tardíamente, empezó a levantar la necesidad de nacionalizar la lucha, pero sin decir cómo hacerlo. En la asamblea interestudiantil del lunes 20, defendió correctamente la necesidad de una jornada de lucha del jueves 23, pero igual que el PO no propusieron realizar una acción más masiva para extender y unificar la lucha … y apoyó el acampe.

Retomar el camino de la extensión, masificación y unificación de las luchas
 
Si el movimiento no hace esto, iremos a un aislamiento y a un desgaste creciente de las tomas. Sigue teniendo plena vigencia la propuesta de construir un paro nacional educativo de 24 horas, como un primer paso en el sentido de generar un gran movimiento que enfrente la política educativa de los gobiernos. La propuesta que hicimos, de realizar un paro en la UBA este 23, va en este sentido. Además la asamblea interestudiantil del lunes 27 y el Encuentro convocado para el 2 de octubre son dos nuevas oportunidades para lograr un nuevo plan de lucha unificado.

Para que ese Encuentro tenga una real representatividad de los estudiantes de las escuelas y facultades proponemos que se organice con delegados electos en asamblea y con mandato. Hay que impedir que sea un encuentro de la militancia sin representatividad real y que termine en una pelea de aparatos como ya pasó muchas veces.

Más allá de un nuevo plan de lucha unificado, la política de negociación debe dirigirse tanto al ámbito de las facultades y del gobierno porteño, como también ante el Ministerio de Educación y el gobierno nacional. Por fi n, tenemos que hacer una verdadera contra-campaña dirigida a la opinión pública, para ganar el apoyo a nuestra lucha, demostrando que los datos de los gobiernos son un engaño, y que su verdadera política es la privatización y la destrucción de la educación pública.

Fuente: Lucha Socialista n° 210, Septiembre 2010
 
  Contador de Visitas: 157028 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=