FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Brasil: ¡No caer en la trampa de Dilma y el PT! ¡Continuemos en las calles!
 
 
¡No caer en la trampa de Dilma y el PT! ¡Continuemos en las calles!

Dilma continúa enredada y trata, ahora, de pasar la crisis al Congreso
 
Escrito por el Partido Socialista dos Trabalhadores Unificado (PSTU) - Sección brasileña de la Liga Internacional de los Trabajadores - Cuarta Internacional (LIT-CI)
www.PSTU.org.br - www.LITCI.org

 
Gobierno y prensa utilizan reforma política para desviar el foco de las reivindicaciones de las protestas
 
La tan aguardada reunión, entre la presidenta Dilma Roussef, los gobernadores y prefectos de las principales capitales, anunciada durante el pronunciamiento en la red nacional, la última semana, terminó sin ninguna propuesta concreta, a las reivindicaciones levantadas en las calles, por millones de personas, en las últimas semanas. Y más aún, con un intento de distraer la atención y transferir la crisis política a manos del Congreso Nacional, con la propuesta de convocar a una Constituyente exclusiva para una reforma política.
 
La propuesta, sin embargo, causó aún más crisis y generó fricción entre Dilma, el Legislativo y el Supremo Tribunal Federal. Parlamentarios y ministros del STF afirman que la única manera de cambiar la Constitución, sería através de una PEC (Propuesta de Enmienda Constitucional) aprobada por el propio Congreso.
 
La crisis hace que, en menos de 24 horas, después del anuncio de la Constituyente, el gobierno retrocediera y pasase a defender apenas un plebiscito sobre el tema. Nadie sabe, así y todo, quépreguntastraerán ese plebiscito. El rechazo de laidea, por la base delgobiernoy la oposición de derecha, por su parte, puede resumir la cuestión a apenas unproyectopara ser votado por este Parlamento, rechazado por las calles.
 
Además, elgobierno defendió que la corrupción pasase a ser “crimen hediondo”, en un claro intento populista de atender una de las principales reivindicaciones de las protestas, que es el combate a los corruptos. La simple prisión de los corruptos, sin embargo, no la defiende nadie.
 
Nada cambia

El discurso de Dilma, al lado de los prefectos y gobernadores, además de tratar de desviar y estancar el desgaste que viene sufriendo en las calles, transfiriéndolo al Congreso Nacional, reafirma la actual política económica. Los "cinco pactos" anunciados no prevén ningúncambio de fondo para la atención de las necesidades que está haciendo al país explotar. Más aún, reafirman la actual política económica que generó esa situación.
 
No fue por otra razón que el primer "pacto", anunciado por la presidenta, había sido el llamadoa la "responsabilidad fiscal". Establecido por elgobiernode FHC, la Ley de Responsabilidad Fiscal impone un rígido control de los gastos públicos, sobretodo sociales, para garantizar que haya recursos para el pago de los intereses de la deuda pública. Es através de esa ley que son generados los "Superávits Primarios", con el dinero desviado de las áreas sociales, para los intereses de la deuda.
 
Eso significa que, enseguida, elgobiernoya señala que su gestión va a mantener la prioridad de beneficiar a los bancos y a los rentistas extranjeros, en detrimento de la "voz de las calles", que claman por salud y educación.
 
En relación al área desalud, incluso, la única propuesta concreta, del gobierno, continúa siendo la importación de médicos extranjeros, para actuar en el interior y en regiones con déficit de esos profesionales. La medida, muy criticada por organizaciones de clase del sector, tiene por objetivo rebajar los salarios de los médicos, sin garantizar más inversión ensalud.
 
Sobre el tema, que desató la actual ola de movilizaciones populares, el transporte público urbano, Dilma agitó con más exoneraciones sobre eldiesely la energía para trenes y metros, además de inversiones de R$ 50 mil millones (US$ 22.760 mil millones) para "movilidad urbana", sin especificar, sin embargo, de dónde sería sacado eso y para dónde iría. Señaló, también,la creación de un Consejo Nacional del Transporte Público, cuyas funciones también permanecen nebulosas.
 
Horas antes, cuando se reunió con representantes del Movimiento Pase Libre (MPL), Dilma ya había afirmado que la tarifa cero era "inviable" y no se comprometió con ninguna medida concreta para la reducción de las tarifas en el transporte público.
 
Sobre la educación, la propuesta de Dilma repitió el pronunciamiento de la TV, comprometiéndose a aplicar el 100% de los royalties del Pre-Sal en el sector. La medida, sin embargo, que puede parecer progresiva a primera vista, es insuficiente para atender las demandas de la educación pública. Para que se tenga una idea, en tanto los movimientos sociales reivindican que se invierta el 10% del PBI para educación, se calcula que los royalties del Pre-sal sumen apenas 1.2% del PBI. Además, la propuesta indica que las subastas del petróleo al capital internacional van a continuar.
 
Crisis política y distracción
 
Este movimiento del gobierno de Dilma es un intento desesperado de distraer la atención de la población y tratar de hacer parecer que el gobierno está actuando para concretar las reivindicaciones. Con el auxilio de gran parte de la prensa, enfocan el tema de la reforma política como si ella atendiese al conjunto de las demandas, exigidas desde las calles. De esta forma, es muy posible que el PT y la CUT abracen la propuesta como forma de desviar las movilizaciones.
 
Sin embargo, el gobierno apenas reafirma que va a mantener su actual política económica, lo que inviabiliza la atención de las principales reivindicaciones, que son salud y educación, en tanto miles de millones son gastados para la preparación de la Copa del Mundo. ¿Cómo atender eso sin cambiar la actual política económica? Eso, el gobierno y la prensa, no lo quieren discutir.
 



 

1/7/13


 
  Contador de Visitas: 154235 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=