FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  EEUU: Entre los bastidores del teatro del techo de la deuda
 
 
Entre los bastidores del teatro del techo de la deuda

Escrito por La Voz de los Trabajadores - www.lavozlit.com     

Durante este pasado mes de agosto, se le dio mucha publicidad al debate del “techo de la deuda” o de la “crisis de la deuda”. Obama y el Partido Demócrata querían aumentar el limite del endeudamiento del Estado e imponer recortes a los servicios públicos y otros gastos. Los recortes propuestos no fueron considerados como suficientes por los Republicanos, quienes “amenazaron” con votar en contra del aumento de la deuda pública si no se hacían más recortes. Después de difundir masivamente su “pelea” en los medios de comunicación, los dos partidos acordaron, como bien era de esperar, el aumento de la deuda (ya que ha sido aumentada por lo menos 100 veces desde los años 1900 [1], sin tanta agitación pública) y se delegaron los recortes de servicios públicos a un super-comité.


Un día después de haber votado el aumento de la deuda federal, S&P rebajó la nota de EEUU a una AAA- lo que provocó las mayores caídas de la bolsa estadounidense y mundial desde el inicio de la recesión en el 2008. La volatilidad de los mercados financieros y de las crisis fiscales ha causado ansiedad en las instituciones financieras internacionales (el FMI y el Banco Mundial (2), en las multinacionales banqueras y en los inversores. El aumento del techo de la deuda no fue suficiente para calmarlos y asegurarles de que se estaba haciendo algo para frenar los preocupantes pronósticos económicos, y por eso pidieron recortes más profundos a los servicios públicos, para asegurarse que se iba a re-encaminar más capital hacia las empresas. Algunos incluso protestaron el que se recortara el presupuesto de la guerra! (3)

En lo que refiere al super-comité (compuesto de una docena de senadores y congresistas de ambos partidos), es ése organismo el que tiene el poder de decidir les futuro de los servicios públicos de los trabajadores durante los próximos 10 años, sin supervisión pública.

Pero entonces, ¿por qué el aumento de la deuda causó tanta conmoción entre Demócratas y Republicanos? ¿Por qué tanta publicidad para un guión tan conocido y gastado?

La crisis de la deuda como la tapadera a la ofensiva contra los servicios públicos

La verdad es que la crisis del límite de la deuda ha sido usada como una tapadera y una justificación para recortar los servicios públicos de los que tanto dependen los trabajadores y los sectores oprimidos. Además, los Demócratas y Republicanos han sabido utilizar el debate para acusarse los unos a los otros, y no mencionar a los bancos y las multinacionales – los verdaderos culpables de la crisis económica.

Incluso antes del debate de la deuda, ambos partidos estaban proponiendo recortes para cubrir el déficit de más de $2.1 billones de dólares. La principal diferencia es que los Demócratas estaban dispuestos a subir los impuestos a los ricos, mientras que los Republicanos se mantenían firmes sobre no poner impuestos a los ricos y a las grandes empresas, y preferían recortes a servicios sociales tan fundamentales como la Seguridad Social y Medicare- los últimos vestigios del estado de bienestar en EEUU (4). Ambos partidos nunca mencionaron las causas reales de la deuda masiva: los billones que cuestan las guerras de Irak y Afganistán, y los más de 16 billones en rescates a los bancos desde el 2008 y la caída de recaudación fiscal del Estado a causa de los impuestos inferiores a los ricos y a las multinacionales en las últimas décadas. (5)

Lo que estamos viendo ahora, es que las grandes empresas y los bancos, a través de los Demócratas y los Republicanos, no ven otra salida para resolver la crisis que no sea el atacar a los trabajadores. Su objetivo es extraer los $2.1 billones de los servicios sociales en los próximos 10 años. Los mismos bancos que fueron rescatados con billones del dinero público del Estado federal ahora estando pidiendo al mismo Estado que pague su deuda extrayendo capital de los servicios sociales que tiene la clase obrera. Esto es solo una manifestación de las políticas neo-liberales en casa, y de las medidas de austeridad que es muy probable que se vayan imponiendo en el próximo período (6).

¿Es verdad que no hay otra alternativa?

Obama y sus economistas argumentan que el combo de recortes a los pobres y menos impuestos a los ricos es “una medicina amarga, pero nos la tenemos que tomar” (7). Pero ¿es verdad que no hay otra salida a la crisis? Veamos por un lado cual es la situación de los trabajadores hoy en los EEU y por el otro cual es la de las empresas.

La clase obrera estadounidense y los sectores oprimidos, en especial los afro-americanos, los latinos y las trabajadoras, siguen sufriendo una situación muy dura, con altos niveles de desempleo, con reducciones salariales y un aumento del coste de la comida, el gas y otros gastos diarios, y también con un número record de evicciones. Según los últimos datos del desempleo oficial, que incluye a los trabajadores parciales que necesitan un trabajo a tiempo completo o a los que no reportaron oficialmente estar en busca de trabajo, éste es del 22%, es decir un norteamericano de cada 6. Y se ha mantenido en ese nivel desde el 2010 (8). Al mismo tiempo, las multinacionales estadounidenses (GE, Ford, Apple, PepsiCo, etc) y las petroleras presumen del volumen de sus ganancias, algunas siendo las más elevadas de la última década-

A pesar de ello, la administración de Obama ha elegido proteger a la clase dominante a la que representa- los banqueros y los especuladores- y ha continuado e incluso intensificado el ataque a los trabajadores para recuperar las ganancias perdidas desde la Gran Recesión del 2008. Este no era desde luego el cambio en el que pensaba el pueblo estadounidense cuando votó por Obama en el 2008.

¿Demasiado poco y demasiado tarde para Obama?

Varias encuestas al 2011, incluyendo la Gallup, muestran que la popularidad de Obama está en lo más bajo; rozando una media de un 40% de aprobación en agosto. Pero a pesar de eso, aún sigue logrando bastante apoyo de la población afro-americana (8). La propaganda de Obama de “cambio y esperanza” está perdiendo su eficacia y ahora que pasaron más de dos años de su gobierno, muchos estadounidenses perdieron la confianza en su capacidad de cumplir con sus promesas. Sus promesas electorales dieron a una gran parte de la clase obrera, y en particular al sector afro-americanos y otros sectores oprimidos, la falsa esperanza de que sería “el presidente del pueblo”. El recurso a un presidente afro-americano ha probado ser una de las estrategias más ingeniosas de la burguesía estadounidense para implementar su ofensiva hacia la clase obrera. Además no es un secreto que un amplio sector de la burguesía, en especial Wall Street, apoyó y financió la campaña de Obama, y ahora esos lazos se están volviendo cada vez más claros.

De momento Obama tiene perdida la carrera electoral para su re-elección en el 2012, y ahora propone un paquete de empleos para combatir el desempleo récord. Su paquete de medidas laborales es una mezcla de créditos fiscales a las empresas, proyectos de obra pública y un plan de impuestos ridículo para los ricos (10). Estas recomendaciones son un cambio en la retórica de Obama, ya que siempre fue prudente de no promover subidas de impuestos a los ricos.

Pero aún así su política deja claro que no está dispuesto a decepcionar a los bancos y a las grandes empresas, y que intentará hacer pagar el déficit a los trabajadores tanto como pueda. Todo apunta a que el próximo gobierno (sea Democrática o Republicano) va a seguir recortando los servicios sociales. En el próximo año podríamos ver desaparecer el caso inexistente estado de bienestar con el argumento de eliminar el déficit fiscal. Eso será así, al menos que lo evitemos.

Nuestra perspectiva para salir de la crisis

La clase trabajadora estadounidense no está sola enfrentando estos ataques ni en esta lucha. Lo mismo ocurre en Europa (especialmente en Grecia), donde la clase dominante está implementando los planes de austeridad para satisfacer a la oligarquía financiera (el FMI, el BM etc). Solo un fuerte movimiento independiente de los trabajadores, los sectores oprimidos, los desempleados y la juventud pueden pararle los pies a las empresas, a los bancos y a sus cómplices en el gobierno.

Aunque en EEUU los trabajadores no hayan salido a luchar en masa como en Europa, el gobierno de Obama no puede contar con el hecho de que permanezcan callados mientras les hacen pagar la crisis. Pequeñas luchas han surgido (las protestas contra los recortes de educación en el 2009 y 2010, las luchas de los trabajadores públicos en Wisconsin en el 2011, y ahora el movimiento de Occupa Wall Street y todas sus contra-partes en las diferentes ciudades contra las medidas de austeridad), y han mostrado indicios de lo que está por venir. Estas movilizaciones muestran que existen posibilidades para lograr movilizaciones más masivas y también victorias más fundamentales.

El papel de la izquierda revolucionaria es ayudar a fortalecer esas luchas y a ganarlas. El movimiento contra los recortes necesita sus propios espacios de organización democrática e independiente, como sindicatos luchadores, organismos de base, asambleas generales, para construir una alternativa de poder para la clase obrera. Debemos exponer el papel conciliador y complaciente de las direcciones sindicales y otras direcciones oportunistas a través de las acciones de masas, poniendo al frente nuestra principal consigna: No pagaremos por su crisis!

Pedimos:
·Aumento de los impuestos a los ricos y a las empresas

·El fin de las guerras y ocupaciones y de todas las intervenciones militares. El regreso inmediato de todas las tropas y el dinero gastado en la guerra

·Oposición al rescate de los bancos

·El fin de los ataques a los sindicatos, y de los actos racista contra los Musulmanes, los inmigrantes y los demás sectores oprimidos. Libertades civiles para todos!

·Billones para trabajos, educación, salud pública y otros servicios


[1] Robert Oak, "What's the Real Unemployment Rate?" www.economicpopulist.org; 08/10/ 2011

[2] Para más información sobre las instituciones financieras internacionales ver: http://en.wikipedia.org/wiki/International_financial_institutions.

[3]
Richard Wolf, Democracy Now; 7-28-11 http://www.democracynow.org/2011/7/28/richard_wolff_debt_showdown_is_political

[4] Ibid

[5]
La mayoría de ellos eran préstamos secretos. Ver el July 2011 Government Accountability Office report: http://sanders.senate.gov/imo/media/doc/GAO%20Fed%20Investigation.pdf

[6] Para un excelente analysis pedagógico del neo-liberalismo y la crisis económica recomendamos el libro de David McNally, "Global Slump: The Economics and Politics of Crisis and Resistance", PM Press/Spectre. December 2010

[7]
Andy Sullivan, "U.S. avoids default but fails to dispel economy fears", Reuters. 8/2/11

[8]
"Chart Shock: The REAL Unemployment Rate Is 22%", http://dailybail.com; 9/2/11

[9] Lydia Saad, "Obama Weekly Average Approval Holds at Term-Low 40%", www,Gallup.com 8/30/11

[10] Mike Dorning , "Obama May Back Hiring Credit, Construction Spending to Spur Jobs", www.bloomberg.com 8/29/11

 26/11/10

 
  Contador de Visitas: 155003 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=