FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Ante la Cumbre de las Américas: ¡A luchar por la verdadera Segunda Independencia!
 
 
Ante la Cumbre de las Américas:
¡A luchar por la verdadera Segunda Independencia!

Escrito por el Partido Socialista de los Trabajadores (Colombia) - www.pstcolombia.org - www.litci.org

Cumbre de las Américas frente a Cumbre de los pueblos

El 14 y 15 de abril se reúnen, como cada tres años, los gobiernos del continente encabezados por los presidentes de todos los países, excepto Ecuador que decidió no participar. Todos acuden sumisos y presurosos, casi de rodillas, respondiendo a la convocatoria que hace los Estados Unidos, aceptando sus vetos y exclusiones, como sucede con Cuba. Derrocharán pompa y jolgorio; se llenarán la boca con frases y discursos sobre la integración, proclamándose “socios para la prosperidad”.

Como una expresión de respuesta alterna, diversas organizaciones sindicales, populares y democráticas han convocado una Cumbre de los Pueblos del 12 al 14 del mismo mes y en la misma ciudad, igual a como ha sido en las Cumbres de las Américas anteriores.

En ambos eventos estarán en juego políticas y propuestas que influirán significativamente en múltiples aspectos en cada uno de los países. Por ello es imprescindible adoptar una posición clara ante la Cumbre de los gobiernos –y ante las políticas de cada uno de ellos– y un conjunto de propuestas ante la Cumbre de los Pueblos que ayude realmente a la defensa de los intereses de las masas trabajadoras, explotadas y oprimidas del continente.

¡Fuera yanquis!
Un cadáver putrefacto, maloliente, aún ronda por las Cancillerías de los gobiernos de América Latina. Se trata de la OEA, el ministerio de Colonias de los Estados Unidos.

Ante la crisis total de esa organización, los Estados Unidos intentaron remozar sus organismos y mecanismos de dominación sobre el continente, convocando a las llamadas Cumbres de la Américas para imponer a través de ellas sus planes y políticas.

Rechazo absoluto debemos expresar desde todas las organizaciones populares, democráticas y anti-imperialistas a este tipo de reuniones. El amo del norte viene a pasar revista para ver cómo sus gobiernos lacayos aplican sus planes y políticas, cómo implementan los tratados de libre comercio, cómo mantienen y amplían sus pactos y bases militares.

En la Cumbre de los gobiernos, Obama viene a revisar el llamado patio trasero de los Estados Unidos, buscando colocar orden y disciplina económica y social para afrontar en mejor forma la gigantesca crisis capitalista mundial. Trata de garantizar que las catastróficas consecuencias sociales de la crisis se descarguen sobre los hombros de los trabajadores y los pobres del continente.

Los mal llamados gobiernos “progresistas” “nacionalistas” o “democráticos” de América Latina, si realmente lo fuesen, deberían haberse negado ya desde anteriores Cumbres a esta mezcla de farsa y ritual de sumisión; negándose a reunirse con el amo que, hoy igual que antes, así sea con otras palabras, viene con los mismos objetivos: “América para los americanos…” es decir, “América para los Estados Unidos…” pues creen que sólo ellos son los “verdaderos americanos”. Por eso carece de sentido todo el escándalo diplomático que se ha hecho, exigiendo la participación de Cuba en esta Cumbre proimperialista. Su único objetivo es facilitar la culminación del profundo proceso de restauración capitalista en que se encuentra empeñado el gobierno de los hermanos Castro.

¡Cumbre de los Pueblos!
¡Por la verdadera Segunda Independencia!

Aparece como muy positivo desarrollar una Cumbre de los Pueblos como una opción alterna a la Cumbre de los gobiernos, que intente levantar las reivindicaciones de los millones de explotados y oprimidos del continente.

Ella será un paso positivo si logra unificar criterios y propuestas de acción en torno a algunos ejes centrales y no sólo se limita a realizar una discusión sobre los diversos problemas que aquejan a millones en el continente.

En toda América Latina los pueblos tienen que luchar contra dos enemigos indisoluble y consustancialmente unidos. El primero: la dominación imperialista, el sojuzgamiento y sometimiento político y económico, la expoliación de los recursos naturales por parte de las trasnacionales. El segundo: la explotación y dominación capitalista que, impuesta y defendida por el imperialismo es garantizada por las burguesías locales y sus gobiernos.

Por la unidad indisoluble de los dos aspectos señalados, la única posibilidad de salir del atolladero en que nos encontramos, más de 200 años después de la primera independencia, es unir también indisolublemente estas dos luchas: Por un lado, por la plena y total independencia, por una verdadera segunda independencia, y por otro, contra el régimen de explotación capitalista y todas sus secuelas de hambre y miseria.

Separar estas dos luchas o confiar en unos gobiernos supuestamente “democráticos”, “nacionalistas” o incluso anti-imperialistas, que a la vez son agentes y defensores del régimen capitalista, conduce a las luchas de los trabajadores del continente al fracaso.

Una verdadera defensa de los intereses de los pueblos de América Latina obliga entonces, en todos y cada uno de los países, a levantar en alto las banderas de la verdadera Segunda Independencia. Ella supone, entre otras, las siguientes exigencias y tareas inmediatas, que proponemos a la Cumbre de los Pueblos para que sean impulsadas como orientación:

―Declaratoria de no pago de la deuda externa. Dicha deuda ha sido el mayor canal de expoliación de la riqueza y trabajo de los pueblos del continente. Los contratos y préstamos leoninos contraídos por los gobiernos sólo han servido para la acumulación de capital de los grandes bancos internacionales y para el enriquecimiento de los socios nacionales representados en los gobiernos que pactaron dicha deuda. El final lo que nos espera está a la vista: Grecia. Hoy este país ha sido hipotecado por los próximos treinta años para tratar de saciar a la banca imperialista. Sólo declarando el no pago de la deuda externa será posible evitar ese final.

―Rompimiento de los pactos y tratados de tipo militar que atan a los países del continente con los Estados Unidos. Todos esos tratados, suscritos al terminar la II Guerra Mundial, sólo sirven para que Estados Unidos asuma como su derecho mantener centenares de agentes y asesores en los países, bases militares, patrullaje marítimo y aéreo, etc.

―Rompimiento de los tratados de libre comercio suscritos por los gobiernos de América Latina con Estados Unidos y el resto de países imperialistas, como Canadá y la Unión Europea. Dichos tratados están plagados de cláusulas y compromisos que les permiten apoderarse de toda la riqueza de los países.

―¡Las Malvinas son argentinas! Estados Unidos estuvo del lado de Inglaterra durante la guerra de las Malvinas, es aliado de Inglaterra, es un agente y cómplice de la más despreciable dominación colonial. ¿Por qué el gobierno argentino, que se dice nacionalista, viene a reunirse con un agente y cómplice de su enemigo?

―Por un bloqueo continental a los barcos y aeronaves de Inglaterra hasta tanto devuelvan, sin ninguna condición, negociación ni tratado de ninguna índole, la soberanía de las Malvinas a Argentina. ¡Fuera las empresas inglesas y cualquier asociada con ellas en América Latina hasta tanto devuelvan las Malvinas!

―La permanencia de la base de Guantánamo en territorio cubano es expresión también de ese colonialismo. ¡Por la devolución inmediata a Cuba de dicha base y retirada total de la fuerza militar de Estados Unidos de la misma!

―Contra la intervención militar enmascarada como lucha contra el narcotráfico. Por la legalización inmediata de las llamadas “drogas ilícitas”, control de su producción y tráfico por los respectivos estados y el tratamiento del consumo como un problema de salud pública.

―Expropiación de todas las empresas transnacionales petroleras y de gran minería y su control por parte de los trabajadores, ajustando sus planes a un verdadero respeto del medio ambiente y de las comunidades de sus áreas de influencia.

La segunda independencia es anti-capitalista
A la vez que enarbolamos la más consecuente lucha por la independencia nacional debemos luchar por las reivindicaciones sociales, económicas y laborales ante la feroz ofensiva capitalista.

Las agencias imperialistas han dictado a todos los gobiernos del continente –y estos los aceptan sumisamente– todos los planes económicos, sociales y las políticas laborales. Por eso en todos los países las exigencias son similares y debemos luchar unificadamente por conquistarlas:

―No a la tercerización laboral y a la contratación temporal. Trabajo estable contratado directamente por la empresa que lo necesita.

―¡No a las Cooperativas de Trabajo Asociado, SAS y similares!

―Plenos servicios de educación y salud gratuita y a cargo del Estado. ¡No a la privatización de los servicios públicos y a la conversión de ellos en un negocio privado!

―Re-nacionalización de todas las empresas estatales privatizadas en el periodo anterior.

Si queremos pasar de declaraciones y llamados a los gobiernos, traduciendo en hechos de lucha y movilización las reivindicaciones que nos unen, las organizaciones que confluyen en la Cumbre de los Pueblos debemos precisar un plan de lucha continental, en la cual comprometamos todas nuestras fuerzas y al cual llamemos a participar a todas las organizaciones y sectores sociales que, por alguna razón, no hayan podido participar de la Cumbre.

A la orden del día está la lucha unificada, continental, por encima de las fronteras y divisiones, con absoluta independencia política de los gobiernos, por las reivindicaciones de todos los pueblos de América Latina. El enemigo es común y sus agentes locales (los distintos gobiernos) son bien similares unos de otros. Sólo nuestras propias fuerzas y capacidad de organización nos darán la victoria: la verdadera segunda independencia, anticapitalista, socialista, en una Federación de Repúblicas Socialistas de América Latina.
 

 
  Contador de Visitas: 158719 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=