FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Manifestación contra la persecución a los inmigrantes en Italia
 
Gran manifestación contra la persecución a los inmigrantes en Italia

PDAC (Partido Di Alternativa Comunista) www.partitodialternativacomunista.org

 

manifestaz 09-2

El 17 de octubre, un comité de diversas organizaciones convocó, en Roma, a una manifestación contra la persecución y los ataques que viven los trabajadores inmigrantes, agravados por diversas legislaciones. Ese día, la ciudad se ha llenado de trabajadores inmigrantes e italianos. El PdAC  (Partido de Alternativa Comunista, sección italiana de la LIT-CI) considera que esta manifestación ha abierto el "otoño de las luchas" que continuará el viernes 23 con la huelga general convocada por el sindicalismo de base. Reproducimos el volante distribuido por los militantes del PdAC en la manifestación del sábado.

 

TRABAJADORES INMIGRANTES E NATIVOS: LA MISMA CLASE, LA MISMA LUCHA

 

Las políticas de inmigración de los gobiernos de centroderecha y centroizquierda de los últimos 15 años han representado no sólo un ataque profundo a los trabajadores inmigrados sino a la clase trabajadora en su conjunto. Las leyes de estos gobiernos, Turco-Napolitano, Bossi-Fini, Paquete de Seguridad), tiene la función de hacer cada vez más débil y chantajeable a los obreros inmigrantes, permitiendo peores formas de explotación, de trabajo negro, etcétera Al mismo tiempo, quieren criminalizar a los inmigrantes en nombre de la "seguridad" de los "ciudadanos" italianos.

 

El gobierno Prodi, con Ferrero, actual secretario de Refundación Comunista, como ministro, dio poderes  especiales a los alcaldes contra los lavavidrios y los ambulantes, mantuvo la Bossi-Fini[1] y ha echado las bases, con las medidas contra los gitanos y rumanos, del actual Paquete de Seguridad del gobierno Berlusconi. Hoy, la introducción del "crimen de clandestinidad" transforma a los trabajadores inmigrantes eb "no personas", expuestos, en cada momento, a la posibilidad de denuncia, en las escuelas, en los hospitales, en los despachos públicos, con los consiguientes encierros en los CIE, hasta seis meses, y la expulsión. Sus políticas de seguridad contra la inmigración clandestina también se están aplicando con los rechazos de los inmigrantes en las fronteras, gracias a los acuerdos bilaterales con países como Libia: concesiones ya establecidas por el gobierno Prodi y perfeccionados por el gobierno Berlusconi.

 

La verdad es que los patrones necesitan de los trabajadores inmigrantes, pero los quieren exclusivamente como "brazos de trabajo", sin ningún derecho. Eso comporta una pérdida de derechos por toda la clase trabajadora, en un cruel apuesta a esa rebaja.

 

La crisis económica hace más aguda las contradicciones del sistema capitalista. El malestar social creado por el desempleo, los despidos, la precariedad, los bajos sueldos, la falta de alojamiento decoroso y la dificultad a acceder a los servicios sociales cada vez más privatizados, es encauzado por la burguesía y sus gobiernos hacia una lucha interior a la clase trabajadora, que ve así contrapuestos a los trabajadores italianos e inmigrantes y abre la puerta a episodios de intolerancia y racismo, más allá del emerger de conatos neofascistas.

 

Pero los ataques a los trabajadores inmigrantes, incluso específicos en su violencia, son parte del ataque más general del gobierno y la patronal a toda la clase obrera. Para golpear este esquema, y el racismo y la xenofobia que lo azuzan es necesario construir una fuerte unidad de clase entre todos los trabajadores italianos e inmigrantes. Es necesario unificar las luchas que están creciendo en el país, romper la fragmentación de la clase trabajadora, para decir claramente que los trabajadores, sin distinción de nacionalidad, no quieren pagar la crisis del sistema capitalista y, por eso, reivindican:

 

* Aumentos salariales para todos;


* Expropiación sin indemnización y bajo control obrero de las fábricas que despidan obreros de cualquier nacionalidad;


* Incorporación de todos los desempleados, italianos e inmigrantes, con reducción de las horas laborales, con igualdad de sueldo de los trabajadores incorporados;

* Regularización de todos los trabajadores "en negro";

* Permiso de residencia sin condiciones;

* Cancelación de todas las leyes que permiten el trabajo precario;

* Derecho a la vivienda y a los servicios sociales gratuitos para todos los trabajadores italianos e inmigrantes;

* Derecho de voto, derecho a la guardería sin condiciones y derecho a la ciudadanía inmediata para los hijos de los trabajadores inmigrados;

* Unidad internacional de los trabajadores contra las reestructuraciones capitalistas y contra las políticas racista y neocoloniales de los países imperialistas.

* Por el cierre de los centros de detención y contra los rechazos en las fronteras;

* Creación de comités de trabajadores inmigrantes e italianos en los lugares de trabajo y en los barrios para organizar las luchas y la autodefensa contra todas las formas de xenofobia y racismo.
 
  Contador de Visitas: 162623 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=