FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Necesitamos una nueva dirección Política y Sindical
 
 

Necesitamos una nueva dirección Política y Sindical

Para luchar por salario, defender nuestros derechos y una sociedad Socialsita

Editorial de Rebelión Nº21 Mayo/Junio 2013

El gobierno, sus economistas y las estadísticas oficiales, muestran que en los últimos años ha crecido notoriamente la riqueza del país y auguran aún hoy un crecimiento del 4% del Producto Bruto Interno –PBI- para el año en curso. Al igual que en los últimos años, el 2012 dejó “un nuevo record de exportaciones alcanzando la suma de US$ 8.751 millones, lo que significó un crecimiento del 9% en relación al año anterior”… “Si se agrega la mercadería exportada por zonas francas al monto total la cifra asciende a US$ 9.830 millones. En 2012 los principales productos exportados fueron: soja, carne bovina congelada, arroz, trigo, leche en polvo y quesos. Si se consideran las exportaciones de la zona franca de Nueva Palmira, la pasta de celulosa ocupó la tercera posición del ranking”.

Con estos datos que se nos brindan,  podemos afirmar que las multinacionales como UPM –Botnia-, los  frigoríficos y  las arroceras, que están en manos de capitales brasileros, y los sojeros que son principalmente productores argentinos, están haciendo un gran negocio.

Pero no solo los capitales foráneos crecen.  La patronal de Conaprole, los importadores locales que aprovechan un dólar bajo,  los supermercados y las grandes superficies que han aumentado considerablemente sus precios,  son otros sectores de gran crecimiento económico. El gobierno -en este contexto-  también ha aumentado la recaudación fiscal, o sea los dineros del Estado.


¿A dónde va parar todo ese dinero?
Gran parte de las riquezas de nuestro país se la llevan las multinacionales, con la ventaja adicional que el gobierno las exonera de impuestos y así su negocio es de los mejores.

También la patronal “nacional” como Conaprole, los importadores y los dueños de los medios de comunicación están llenando sus bolsillos y sus cuentas bancarias.

El gobierno utiliza la mayor entrada de dinero para cumplir fielmente con el pago de la deuda externa, pagar miles de millones en tercerizaciones del sector estatal e intervenir en el mercado para que el dólar no baje y “perjudique” a los exportadores.


¿Y a los trabajadores qué les toca de todos estos millones de dólares?

En medio de la discusión abierta en la conducción económica* (ver recuadro), donde ven que la crisis se acerca, el gobierno optó una vez más por ajustar para el lado de los trabajadores. Cuando hoy la canasta familiar se sitúa en cerca de los 48.000 pesos, el gobierno pretende que quienes ganamos la quinta o la cuarta parte de la canasta familiar no recibamos aumento; es por ello que ya tomó medidas para fijar techos en las negociaciones salariales. Así lo hizo con los trabajadores de la bebida y Conaprole.

El argumento es que va a dar aumentos solamente a los sectores más sumergidos, o sea,  a los vergonzosos salarios de entre 7 y 10 mil pesos. La misma dirección del PIT-CNT admite que son cerca de 600.000 trabajadores los que se encuentran en esta situación. Sin embargo, ni siquiera eso es verdad, ya que hasta ahora los aumentos anunciados para estos sectores son ridículos en comparación con el aumento de los precios de los artículos de primera necesidad y ni que hablar si la comparación es con las cifras de la canasta familiar.

El gobierno del Frente Amplio, tanto con Tabaré Vazquez como con Mujica,  despertó expectativas en los trabajadores, y no era para menos luego de soportar más de cien años de gobiernos corruptos y serviles de los partidos Blanco y Colorado.

Pero, en estos ocho años de gobierno, la dirigencia frenteamplista ha terminado vergonzantemente  actuando como buenos administradores de los capitalistas, los terratenientes y las multinacionales. Así lo están comprendiendo amplios sectores de trabajadores que están cada vez más desilusionados con el gobierno frenteamplista y ya no creen en sus promesas.

Los obreros, estudiantes y jubilados tenemos planteada la necesidad de organizarnos para defender nuestros salarios, las fuentes de trabajo, la salud, la educación, la vivienda y los derechos humanos. Pero nuestra organización debe ser independiente de las patronales y del gobierno, no solo a nivel sindical sino también a nivel político.

Ante la bancarrota del FA y el abandono que ha hecho su dirección de todas las reivindicaciones históricas de los trabajadores y sectores populares,  se hace necesario la construcción de un partido obrero, socialista  y revolucionario, sin patrones ni burócratas ni militares “patriotas”, que se plantee organizar una gran lucha para cambiar de raíz este sistema social y avanzar al socialismo.


Debate en filas del FA sobre el modelo económico

El vicepresidente Danilo Astori le respondió al titular del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Daniel Olesker: "No es verdad que lo nuestro sea un modelo agotado. En tiendas cercanas nos dicen que estamos planteando un modelo agotado que no está teniendo resultados y que ha promovido la primarización de la economía, afirmación que nos llena de sorpresa".

El ministro Olesker había señalado días atrás en un documento presentado al  Comité Central del Partido Socialista: "Es evidente que el modelo de crecimiento con fuerte dosis de primarización y cuyo eje redistributivo se ubica en el gasto social, tiende a agotarse y se requiere enfocar la redistribución de la riqueza en una perspectiva integral".



¿El PIT-CNT? 

La mayoría de la dirección del PIT-CNT se encuentra totalmente alineada con la política del gobierno, es así que viene impulsando que se aumenten solamente los sueldos más sumergidos, cosa que coincide fielmente con la política de gobierno.

En estos meses y en varios conflictos -como el de EQUITAL  (Medios de comunicación)-  la dirección de la central ha servido de bombero y ha contribuido con el aislamiento de los conflictos a su derrota. En el sector estatal,  también COFE ha permitido el avance contra los trabajadores públicos, permaneciendo en una negociación permanente y alguna lucha esporádica, que solo sirve a los intereses del gobierno.

El problema de la dirección sindical se ha vuelto una traba en la lucha de los trabajadores. Es necesario la exigencia a estos dirigentes de romper la conciliación con el gobierno y convocar a grandes asambleas de base donde se discuta un plan de lucha unificado de todos los trabajadores. Pero nosotros no tenemos ninguna confianza en estos dirigentes de cúpula totalmente burocratizados.

Es por ello que llamamos a organizarnos por la base, por lugar de trabajo, en las fábricas, oficinas, liceos, facultades y en los barrios, para construir desde abajo una dirección alternativa que luche en forma consecuente contra las patronales y el gobierno.


 

 
  Contador de Visitas: 154158 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=