FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Ante los asesinatos de los jóvenes en la Aguada
 
Ante los asesinatos de dos jóvenes en la Aguada
 
 

OPINIÓN


 

 
 

El asesinato de los dos jóvenes en el barrio de la Aguada, cuando se realizaba el partido de básquetbol entre 25 de Agosto y Nacional, ha conmocionado muy fuerte a nuestra sociedad. Tenían 15 y 17 años, eran hijos de trabajadores, es profundo el dolor, es profunda la bronca por estos hechos.

 

La conmoción y el dolor deberían hacernos reflexionar a todos sobre esta violencia que se instaló en nuestra sociedad, intentando ver las causas de la misma.

 

Es difícil sabemos, en medio del dolor, ser serenos y reflexivos. Pero no tenemos más salida que levantar la vista si queremos encontrar las causas, las razones de fondo de estas muertes, de estas violencias, que se desatan en nuestra sociedad.

 
 

El deporte como todo en esta sociedad, se ha convertido en un gran negocio; se sabe, se habla y se reconoce por todos, la existencia de “barras bravas” en la mayoría de los clubes deportivos. También sabido es, que las barras bravas fueron creadas, alentadas y sostenidas económicamente por los máximos dirigentes de los clubes deportivos.

 

 

 

Los grandes magnates del deporte y la violencia

 
 

¿Quienes son algunos de ellos y que hacen?

 


 
El empresario de fútbol y gerente de la empresa Tenfield, Edward Yern, fué procesado en el 2008, por el delito de asistencia financiera al narcotráfico en reiteración real. Paralelamente, tres policías, entre ellos un subcomisario, también fueron procesados por recibir una coima de Yern de US$ 1.000 (El País 02-06-08)

 
 

Uno de los abogados de Yern, Víctor de la Valle es dirigente del Club Nacional, estuvo procesado por trata de blancas (comercio de mujeres para la prostitución) y más recientemente se lo vio alentando a la barra brava en el Parque Central, donde el relator deportivo Alberto Kesman recibiera una pedrada. Por su parte el otro dirigente y abogado tricolor, Alejandro Balbi ha reconocido públicamente, que saca de la cárcel a integrantes de la barra porque es abogado.

 
 

Es oportuno también recordar que en la sentencia por la muerte de Da Cunha, en la salida del partido Cerro - Peñarol, el juez Julio Olivera Negrín destacó la connivencia (acuerdo o complicidad) entre hinchas y dirigentes de Peñarol.

 
 

El año pasado el coordinador institucional de Peñarol, Juan Pedro Damiani le confesó a la ministra del Interior, Daisy Tourné que el ex secretario general del club y actual neutral de AUF José Carlos Domínguez entregaba entradas a la barra brava cuando su padre era presidente.

 
 
 

Momento de tensión en la sala se produjo cuando Damiani (hijo) planteó sus dudas respecto a la intencionalidad de los incidentes ocurridos en la sede de Nacional  (…) trasmitió sus sospechas de que los mismos hubieren sido promovidos por actuales dirigentes y/o personas que ya no están más en el club, pero que tienen su peso político en la interna de Peñarol. (La Republica 24/4/2008)

 
 

Estos son solo unos pocos ejemplos de las reales causas de la violencia en el deporte, podríamos llenar páginas con más ejemplos. Por eso cuando hablamos de intentar ver las causas que generan estos hechos, otra vez debemos reconocer grandes millonarios del deporte, alentando a sectores que esta ellos mismos condenaron a la miseria y la ignorancia a que realicen el trabajo sucio por ellos.

 
 

No vemos ningún medio acusar a los verdaderos instigadores intelectuales de estas muertes. Solo muestran a los posibles autores materiales. A los otros la prensa en general los sigue llamando señores, doctor o contador. Vivimos en una sociedad que tiene en manos de los poderosos los medios de comunicación y una “Justicia” que solo encarcela pobres, trabajadores y muy de vez en cuando algún delincuente o asesino de guante blanco. Eso si, sus cárceles son especiales, su dinero compra todo, y además en poco tiempo quedan libres, como los Peirano, a pesar de que pequeños ahorristas se suicidaron al ver que se quedaron con el dinero de sus ahorros.

 
 

No habrá Ministro o Ministra del Interior que resuelva este tema de la violencia, que es producido por un sistema social violento, donde unos comen de la basura y otros en banquetes de lujo. Los dueños del poder tienen sus sicarios, sus asesinos a sueldo, que utilizan en este caso en el negocio del deporte, ellos no se ensucian las manos. 

 

La institución policial y militar, también están a su servicio, como siempre, al servicio de los ricos, y como en el caso de Rodrigo, ante el reclamo desesperado, miran para otro lado. No juzgamos hombres, que los podrá haber buenos y malos, sino a las Instituciones policial y militar, cuya finalidad es la represión del pueblo trabajador. Es por ello que allí permanecen los asesinos y torturadores de la dictadura y son pilar fundamental para mantener esta sociedad de ricos y pobres.

 
 
 

Por ello, no será con el aumento de policías o leyes retrogradas que pretenden bajar la edad de la imputabilidad en los menores, de donde vendrán las soluciones a estos grandes problemas. Los responsables e instigadores como vimos en los ejemplos que citamos, todos tienen mayoría de edad. Pero la “Justicia” es ciega para los ricos y poderosos, salvo alguna excepción. Esta justicia esta para meter presos a los ladrones de gallinas y dejar libres los grandes delincuentes y asesinos de guantes blancos. 

 

Solo el pueblo trabajador movilizado, que tome en sus manos la tarea de organizarse por barrios, por lugar de estudio y trabajo, discutiendo entre todos y creando oranizaciones solidarias para defendernos de estas situaciones, marcarán otro rumbo para terminar con nuestras angustias y sufrimientos. Defendernos no solo de los delincuentes comunes, sino también de los dueños del poder, verdaderos violentos y corruptos, amparados por este sistema capitalista. Es la gran tarea que tenemos por delante.


 
  Contador de Visitas: 157085 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=