FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Inundaciones: ¡Solidaridad con los damnificados! ¡Resolver los viejos problemas estructurales de vivienda!
 
 

Inundaciones: ¡Solidaridad con los damnificados! ¡Resolver los viejos problemas estructurales de vivienda!

"Emergencia" y "catástrofe" son las palabras que muchos intendentes departamentales usan para referirse a los indudables  impactos de las lluvias, que vienen azotando al país en este verano. A la hora de hacer declaraciones a la prensa, usan palabras fuertes. Pero no usan esa misma energía cuando tienen que actuar.

Hay 3400 personas evacuadas en todo el país y solamente 751 asistidas por los Comité Departamental de Emergencia.

Como siempre, esta situación de inundaciones está perjudicando a los trabajadores y a los sectores más pobres de la población. Pero esta situación en la que se encuentran miles de personas, no es responsabilidad fundamental de las tormentas. Acá hay problemas de fondo, que llevan años sin resolverse, por ninguno de los gobiernos.

 
Viejos problemas, los mismos perjudicados
Ya son históricas las inundaciones en Paysandú, en los barrios obreros como La Chapita y Barrio del Puerto. Durazno y los desbordes del río Yi también son noticia frecuente. En Treinta y Tres sucede lo mismo con el río Olimar. También la Costa de Oro es noticia después de una fuerte tormenta por los cortes de ruta en Canelones y San José, los temibles pozos en rutas y caminos vecinales. Esta vez, hasta Atlántida vio desmoronarse su rambla. Y en la capital, las casas inundadas, donde la gente pierde todo, siempre en barrios de trabajadores y en las zonas más pobres de la ciudad.

Estos son viejos problemas que no resolvieron ni el partido Colorado ni el partido Nacional. Tampoco lo ha hecho el Frente Amplio en estos más de ocho años de gobierno. Era una de las tantas esperanzas de la gente pobre, poder vivir de forma digna, y no tener que ser evacuados ante el primer temporal fuerte: tener un hogar en condiciones y en lugares aptos para la construcción, un derecho básico más, que no es respetado por los gobiernos. 

Los cambios fueron prometidos –como siempre-  durante las campañas electorales, tanto de Vázquez como de Mujica. Sin embargo, el nuevo comportamiento climático y las incesantes lluvias  –que hoy afectan incluso a algunos sectores de clase media- siguen perjudicando especialmente a quienes viven en las zonas más pobres, en la periferia de la ciudad. Los niños y los ancianos son los sectores más débiles y quedan más expuestos a todo tipo de enfermedades. Las casas llenas de barro, arruinadas; muebles y colchones destrozados; todo empapado e inutilizable.

Los medios de comunicación ya lanzan campañas de “solidaridad” y salen a pedirle a población que colabore. Y la población colabora solidariamente. Pero quien debe dar respuesta es el gobierno y poner todos los recursos necesarios para asistir a los damnificados. No basta con colchones secos y ropa, que son necesarios,  pero apenas un paliativo.

Que el PIT-CNT organice comités de trabajadores para el reparto de alimentos, ropa y colchones
Sabemos que ya hay donaciones y campañas en curso. El PIT-CNT debe ponerse a la cabeza y organizar a los trabajadores para formar comisiones en los lugares de trabajo y en los barrios para recibir y administrar el reparto de lo que se está recibiendo. Solo la organización por barrios y lugares de trabajo garantizará un verdadero control para que lleguen a quienes están desplazados de sus viviendas.


Necesitamos soluciones de fondo para no repetir las tragedias

Mientras nos organizamos para ayudar a los afectados por las inundaciones, debemos poner en debate una salida de fondo para esta situación. Hay que realizar en forma urgente un plan de obras públicas que ponga en marcha un plan de viviendas y construya las mismas en barrios no inundables, con calles que no se llenen de agua, o sea con el drenaje y saneamiento necesario para evacuar estos niveles de agua.

Estas obras no pueden ser un negocio para las empresas privadas. Debe realizarlas el Estado a través del Ministerio de Transporte y Obras públicas. Si hay dinero para hacer oficinas con sofá cama y baños con ducha para ministros, con mano de obra de funcionarios del Estado, como no lo va haber para gente que pierde sus hogares!!

Sin dudas, se necesita mucho dinero para salir de esta emergencia, lo que hace apremiante un cambio económico radical, que priorice las necesidades  de los trabajadores y el pueblo. Los fondos para estas obras deben salir de:

·       Suspender inmediatamente el pago de la fraudulenta deuda externa

·        ~   Impuestos progresivos a los capitalistas y  multinacionales -hoy en su mayoría exoneradas de impuestos- y a las zonas francas, que se llenaron los bolsillos y las cuentas bancarias durante estos diez años de “bonanza económica”, a costa de los trabajadores.

·        ~   Impuestos progresivos al agro y terratenientes.

 

Solo así se podrán financiar las obras y comenzar a solucionar uno de los principales problemas estructurales del país: el de la vivienda.


 

IZQUIERDA SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES - LITCI
15/2/2014

 

 
  Contador de Visitas: 157184 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=