FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Bastante más que una huelga
 

Bastante más que una huelga

     El pasado 20 de Agosto se realizó el primer paro (huelga) general de 24 horas contra las patronales y el gobierno desde que este asumió hace ya casi tres años y medio. Desde el final de la dictadura, en los tres gobiernos colorados se realizaron más de 10 huelgas generales a cada uno y al gobierno de Luis Lacalle, del partido Blanco, nacionalistas, se le enfrentó en diversos asuntos  con 12 huelgas por 24 horas o más. Casi todos aquellos paros generales tenían como demanda principal los salarios. Sin embargo, aunque sobre el último tramo de este gobierno “progresista”, los trabajadores no han recuperado aun el poder adquisitivo que el salario tenía en el año 2000, no había podido lograrse la concreción de la primera huelga general. Tal como la burguesía se propuso, el triunfo “progresista” puso un freno al motor de la historia. Oportunistamente, las mayorías conciliadoras, reformistas y burocratizadas del sindicalismo uruguayo han contenido las demandas organizadas para favorecer la implementación de la política económica del gobierno y promover el continuismo.

 

En esta oportunidad 15 sindicatos votaron por un paro parcial (tres o cuatro horas de duración), con movilización, acto, etc., que era la propuesta que venía desde el secretariado del PIT mientras 26 sindicatos y federaciones han votado a favor de la huelga por 24 horas y 4 se abstuvieron. El resultado es mucho más simbólico que efectivo, el hecho político, sin embargo, es trascendente en todo su entramado.

 

Es que el gobierno apostó fuerte a la sumisión de la central sindical única. Era (y sigue siendo) un objetivo táctico esencial para sus intereses. En un proceso de largos años, los partidos reformistas de izquierda han logrado controlar las direcciones sindicales principales y, por supuesto, controlan los organismos de dirección del PIT. El hecho de que muchos de esos mismos sindicatos, dirigidos por la burocracia sindical “progresista”, hayan votado el paro, ha puesto a sonar todas las alarmas del Frente Amplio.

 

¿Qué ha sucedido? A nuestro modo de ver, compartido por la mayoría de los compañeros de la TCC, una determinante de mucho peso resulta de la aproximación del año electoral. Las pujas internas comienzan a imponer los ritmos, los sectores minoritarios buscan desmarcarse de algunas políticas y mover el escenario un poco más hacia la acción de masas, donde les sea posible captar los votos que necesitan. En particular, claramente impulsados por este factor, actuaron no pocos militantes sindicales de los aparatos del Partido Comunista y del Partido Socialista, enfrentados ambos con la supremacía político-partidaria del MPP-ASAMBLEA URUGUAY, sectores del viejo militante y reciente ex-ministro Mujica y del ya “casi ex” ministro de economía, Danilo Astori, ambos lanzados a la campaña electoral y, por lejos, los preferidos de los votantes para suplantar a Tabaré Vázquez. Especialmente el PC, con mucho peso en el movimiento sindical, aunque dividido y con su principal figura, Juan Castillo,  virtual Secretario General del PIT, recostado a los sectores más conciliadores, juega a dos puntas, captar votos y ganar “cargos genuinos” por un lado y amenazar por el otro al gobierno con que puede dar un “giro” radical, tratando de ganarse de antemano las promesas para ocupar futuros cargos de gobierno. 

 

Por otra parte, en la primera semana de Noviembre, se realizará el 10° Congreso del PIT-CNT. Allí también se juega una interna determinante, las mayorías “centralistas” volverán a estar en disputa y esto siempre los pone nerviosos. Por lo pronto, aunque en esencia se mantendrán unidos hasta el fin para lograr los objetivos que ya se conocen: reducir la participación democrática, consolidar la dirección centralista desterrando la mayor cantidad de sindicatos opositores posible (entre ellos especialmente a los que tienen mayor cantidad de militantes TCC o polo clasista) y vincularse definitivamente a alguna central mundial que les permita el financiamiento necesario para consolidar las ventajas de la “profundización burocrática”, les urge sobredimensionar ante la militancia las pequeñas diferencias que los enfrentan, tratando de polarizar el Congreso a su favor.

 

Ahora bien, esto también es el efecto de otra causa, la que más nos importa. Las bases comienzan a moverse, a reclamar, a desconfiar. Es muy claro que el salario no alcanza para nada, que las promesas de mejoras se desvanecieron en si mismas. Abundan las pruebas del enriquecimiento de los capitalistas mientras los alimentos básicos están cada vez más lejos de las mesas de los trabajadores. Y siguen sin aparecer las soluciones en materia educativa, vivienda, sanitarias y en ningún plano “real”. Los viejos ganan jubilaciones de miseria y los jóvenes han vuelto a emigrar masivamente. Y los dirigentes de la mayoría de los sindicatos son burócratas, conciliadores, reformistas, no tontos, deben responder de alguna manera al descontento. Queda claro que, por abajo, la única alternativa para “ganar votos” y disputarle cargos al “establishment” político, pasa por re-ubicarse, aunque sea por un rato, de opositores.

 

Por otra parte, el envión final, fue dado desde la Coordinación de Sindicatos Clasistas, un emprendimiento impulsado por militantes de los sindicatos de municipales y postales, al que nos hemos ido sumando los compañeros de la TCC y de otros sindicatos, y que busca unificar a todas las organizaciones clasistas dentro del PIT para llevar adelante acciones y propuestas acordadas, en forma de “polo opositor” para enfrentar a los dos bloques hoy dominantes, PC y Articulación. Esta Coordinación, previo al paro, lanzó en conferencia de prensa una proclama convocando a realizarlo y alguno de los sindicatos que la integran tenían definido realizar el paro por 24 horas aunque el PIT resolviera un paro parcial. Toda la prensa burguesa, luego de resuelto el paro, con el afán de promover aún más la confrontación, resaltó en mucho el papel de la coordinación como la gran vencedora política en la resolución final.

 

En realidad, no se han producido cambios que nos permitan hablar de un punto de inflexión. Sin embargo, este ha sido un hecho alentador que refuerza la convicción de que nuestro rumbo es correcto y nuestros planes adecuados. Son tiempos arduos, de trabajo paciente y constante, denunciando, participando activamente en todas las manifestaciones de lucha de la clase, codo a codo con los trabajadores más conscientes, aquí y en toda América, en el ELAC, disponiéndonos a correr su misma suerte en cada batalla, alentando a los más débiles, apostando a nuestros pueblos, aportando ideas, elaborando junto a nuestros hermanos de clase el rumbo de la historia, repetimos, paciente pero incesantemente, revolucionariamente.

                                                Mario 

31/08/08

---------------------------------------------------------------------------------------

DESCARGA NUESTRA PRENSA HACIENDO CLICK AQUÍ

 


 
  Contador de Visitas: 158751 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=