FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  La primarización de la economía y la dependencia se profundizan
 
 

La primarización de la economía y la dependencia se profundizan


Uruguay ocupa en el contexto mundial, un lugar que los marxistas denominamos semicolonia. Los países más ricos y los imperialistas, con sus empresas y multinacionales, vienen saqueando históricamente nuestros recursos naturales y mantienen nuestra economía atada a la deuda externa y al FMI.  Desde el punto de vista militar, nuestro país integra las tropas de "paz", y participa de la ocupación de Haití, el Congo y otros países al servicio, no de los pueblos, sino de las necesidades imperialistas.   

 

Hoy en día,  el proceso iniciado hace décadas por los partidos Blanco y Colorado, de entrega de nuestras riquezas, de extranjerización y primarización de la economía, de sometimiento a los mandatos de los organismos internacionales, no solo no se ha detenido bajo el gobierno del Frente Amplio, sino que se ha profundizado.

 

Las exportaciones son principalmente: carne, cereales, madera, celulosa, animales vivos, lácteos; y hay una discusión en curso sobre la extracción del mineral de hierro, con el proyecto Aratirí y la minería a cielo abierto.

 

Todos los productos que mencionamos y que se encuentran entre los que actualmente mejor cotizan a nivel mundial, son materias primas, con poco o nulo trabajo agregado de industrialización en nuestro país. Para poner un ejemplo, cuanto más se vende ganado en pie al extranjero más disminuye la actividad de la industria frigorífica; cuando se venden los cueros al exterior sin trabajarlos, dejan de funcionar las curtiembres y si éstas cierran o exportan toda su producción de cueros, no hay una industria nacional que haga artículos con ello, como zapatos, carteras, camperas. Los puestos de trabajo se reducen y miles de trabajadores van al seguro de paro.

 

Con este pequeño ejemplo queremos señalar como un país puede alentar la industrialización, lo que aumenta el trabajo de las fábricas; o puede solo vender la materia prima, sin trabajo agregado –lo que disminuye drásticamente la mano de obra- y  sus materias primas serán usadas por otros países que luego nos venderán lo que podemos fabricar, pero no lo hacemos. A esto se le denomina primarización de la economía y nos deja como país más vulnerable y dependiente.

 

La extranjerización se profundiza

 

Se ha producido también una profundización de la extranjerización. Es decir cada vez más empresas extranjeras y multinacionales se están quedando con nuestros recursos naturales e industriales y por ese medio apropiándose aún más del manejo de gran parte de los más importantes resortes económicos del país.

 

Las mayores empresas arroceras del país, como por ejemplo SAMAN, han sido compradas por el grupo brasileño CAMIL;  la cebada y la cerveza están en manos de la multinacional Ambev-Inbev,  de capitales belga-brasileros. Los frigoríficos son manejados en su gran mayoría por el grupo Marfrig de Brasil. Este grupo es dueño,  además,  de las curtiembres Branna y de Zenda, a lo que suman grandes extensiones de tierras para la agricultura y la ganadería. Los sojeros instalados en nuestro país, responden a capitales argentinos;  la planta UPM (exBOTNIA) es de capitales finlandeses y la multinacional Montes del Plata que se está instalando en Colonia, es propiedad de la empresa sueco finlandesa Stora Enso y la chilena Arauco;  estos son unos pocos ejemplos de los cambios profundos que se están produciendo en la economía de nuestro país, bajo el gobierno del Frente Amplio y su política de profundización de la miseria  del pueblo y la entrega de nuestra soberanía.

 

El desembarco de Aratirí

 

El proyecto Aratirí de minería a cielo abierto, de la multinacional Zamin Ferrous, para extraer hierro en Uruguay en la zona de Valentines (departamento de Treinta y Tres) ha vuelto a poner en debate no solo la extranjerización y la primarización, sino también los efectos de la minería a cielo abierto en el medio ambiente.

 

Por supuesto que si la extracción del hierro es realizada por Aratirí o cualquier otra empresa privada, beneficiará a los grandes capitalistas, se llevará enormes ganancias y nuestras materias primas y dejará daños irreparables en el medio ambiente. A los capitalistas, nacionales o extranjeros, solo les interesa la ganancia y continuar con el saqueo de nuestras riquezas.

 

Hay que detener la minería a cielo abierto

La instalación de Aratirí, como una más de las tantas multinacionales que no pagan impuestos y saquean nuestros recursos, está alentada por este gobierno frenteamplista, con apoyo importante de los partidos Blanco, Colorado y el Partido Independiente.

Para lograr que la multinacional sea expulsada y sus propiedades sean estatizadas, necesitamos un gran movimiento, una unidad acción que agrupe a todos quienes se oponen a Aratirí, al saqueo de nuestras riquezas y a la destrucción del medio ambiente.

La central obrera, el PIT-CNT, que pronto realizará su Congreso, debería no solo hacer declaraciones meramente declamativas contra las multinacionales y la extranjerización, sino romper la conciliación con el gobierno y preparar una gran lucha, que sea decidida en las fabricas, oficinas, escuelas, liceos, universidades y los barrios populares, para que los trabajadores organizados estén a la cabeza de esta gran pelea. 

 

El gobierno, como la multinacional, quiere dividir a la población. La empresa Aratirí ya amenaza con el recorte en los puestos de trabajo existentes. Por ello,  la pelea por la expulsión de Aratiri debe estar unida a la exigencia del pase inmediato al Estado de sus trabajadores.


 Medidas socialistas para frenar el saqueo de Aratirí

En el debate en curso sobre la multinacional Aratirí, afirmamos que la única salida son medidas socialistas, impuestas con movilizaciones y una gran lucha obrera y popular.

Frente al proyecto Aratiri,  debemos pelear por la estatización sin indemnización de la planta instalada, sus equipos y el pase de sus trabajadores al Estado. Las investigaciones sobre cómo extraer el mineral y la estatización, deberá ser bajo control obrero; se deberá discutir y controlar entre los trabajadores, investigadores de la Universidad de la República, de la Facultad de Ciencias Sociales, ecologistas y pobladores de la zona, la mejor forma de aprovechar los recursos naturales sin destruir el medio ambiente y ponerlos al servicio de la mayoría de nuestro pueblo. La extracción del hierro, si así lo determinara beneficioso esta comisión estatal con control obrero, debería estar al servicio de una industria siderúrgica estatal,  que sin duda podría generar miles de puestos de trabajo.    

 

Sin Socialismo no hay solución

No es solo Aratiri, UPM-Botnia, Montes del Plata, Ambev-Inbev, Camil, todas las multinacionales instaladas, los grandes capitalistas, latifundistas y terratenientes, se están quedando con la enorme mayoría de nuestras riquezas. Los dirigentes del Frente Amplio han terminado como gerentes de los capitalistas y muchos ya tienen su “negocio” propio. El fracaso del FA es el fracaso de quienes creen en la utopía de hacer “más humano” al capitalismo. Pero el sistema capitalista es esto, un puñado de poderosos llenando sus bolsillos y sus cuentas bancarias. Mientras tanto los trabajadores recibimos migajas, y los aumentos de precios hacen bajar nuestros salarios. Decenas de miles de personas viven en ranchos de chapa y cientos duermen en la calle, por no tener un techo. Por ello es necesaria una salida de fondo: expropiar sin pago, las fábricas, los bancos y las tierras, dejar de pagar la deuda externa e imponer un gobierno obrero y popular que se apoye en la movilización, la lucha y la democracia obrera. Estas medidas significarían grandes pasos hacia una sociedad socialista. Para ello, necesitamos una herramienta, un partido de trabajadores.

 
Editorial Rebelión Nº14
IZQUIERDA SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES - 6/9/11

 

 
  Contador de Visitas: 158719 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=