FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Despenalización del aborto Un paso adelante en los derechos de la mujer
 
 

Despenalización del aborto

Un paso adelante en los derechos de la mujer

 Por Mónica Gómez

La ley de despenalización del aborto - que acaba de ser promulgada por el Poder Ejecutivo,  después de obtener mayoría tanto en el Cámara de diputados como en la Cámara de senadores-,  es sin duda un paso adelante en los derechos de la mujer y resultado de la lucha que éstas vienen llevando adelante desde hace muchos años.

En su artículo segundo  dicha ley afirma que:  “La Interrupción voluntaria del embarazo no será penalizada y en consecuencia no serán aplicables los artículos 325 y 325 bis del Código Penal para el caso que la mujer cumpla con los requisitos que se establecen en los artículos siguientes y se realice dentro de las doce semanas de gravidez” .

Todos recordamos un proyecto de ley anterior - presentado en el año 2008- que  fue vetado por el entonces presidente  Tabaré Vázquez, provocando una fuerte decepción en filas frenteamplistas  y  muy especialmente entre las mujeres. Fue una clara manifestación de autoritarismo y machismo que, por más que había sido anunciada, mostró que la hipocresía de la sociedad capitalista estaba también enraizada en las cúpulas del Frente Amplio.

Los sectores reaccionarios y el proyecto
En nuestro país se realizan anualmente 33.000 abortos clandestinos, con un importante porcentaje de mujeres de los sectores más humildes, que mueren por las precarias condiciones en que éstos se realizan.

En el capitalismo, a las mujeres se las quiere mantener sumisas; se les niega el conocimiento de su sexualidad y de su propio cuerpo, no solo para mantener el machismo como mecanismo de opresión, sino también para perpetuar la explotación de la mano de obra femenina, que es más barata. Las mujeres obreras y de los sectores más pobres pueden estar condenadas a tener hijos de embarazos no deseados; el capitalismo condenará a esos niños a vivir en las condiciones más difíciles como la delincuencia, la drogadicción o el desempleo.

Los sectores reaccionarios levantan “el derecho a la vida” y en forma hipócrita, lo contraponen a la despenalización del aborto al que condenan.  Son los mismos que no le dan trabajo a una mujer por estar embarazada, le niegan sus derechos y sus licencias para que pueda estar junto al bebé los primeros meses de vida y despiden a mujeres embarazadas sin ningún tipo de escrúpulos.  Sin embargo, en caso de que una de sus hijas quisiera abortar, tiene a disposición clínicas privadas que, a cambio de cientos de dólares,  le garantizan condiciones de higiene y protección adecuadas.

La cúpula de la iglesia católica está detrás de esta posición, llegando a condenar  y  expulsar  a sus seguidores  por votar esta ley o por manifestarse  a favor de despenalizar el aborto.  Es la misma institución - que hemos visto tiene en su seno miles de abusadores de niños y mujeres-  la que en sus colegios expulsa a una adolescente del centro  por el “pecado” de estar embarazada o condena a los jóvenes a contagiarse del Sida por no admitir el uso de preservativos.

Los partidos Blanco y Colorado unidos en esta “santa cruzada”
Apenas se aprobó la ley de despenalización, se anunció una campaña de recolección de firmas para someterla a consulta popular buscando su derogación.  El legislador y precandidato presidencial nacionalista Jorge Larrañaga adelantó que si llegara a la Presidencia en 2015 una de sus primeras acciones será proponer su derogación. Por su lado,  el colorado Pedro Bordaberry, que obligó a su bancada a votar contra la ley de despenalización,  afirmó que es una ley inconstitucional al establecer que los abortos serán gratuitos.

Así los dirigentes blancos y colorados pretenden que este avance logrado con los reclamos y las luchas de muchas mujeres, para no morir en clínicas clandestinas, sea derogado, para que los mercaderes de la salud que siempre actuaron a la sombra hipócrita de la sociedad, sigan amasando fortunas con su negocio clandestino.

Avances y restricciones del proyecto
La Coordinadora por el Aborto Legal sostiene que el texto no le reconoce a la mujer el derecho a decidir libremente sobre su vida y que no prevé sanciones a los servicios de salud que no cumplan los plazos previstos.  La diputada Susana Pereyra del MPP -Movimiento de Participación Popular- Frente Amplio, admitió al defender su respaldo al texto que “no es el proyecto que quisiéramos, pero es el resultado de un acuerdo que logramos”, y añadió que “esto no legaliza el aborto, pero sí lo despenaliza”.

Hay que reconocer que si bien la legislación avanza, hay varios artículos que obligan a la mujer a presentarse ante una “corte de inquisidores” que la “aconsejarán” y ella deberá “pensar durante 5 días” si continúa adelante con la interrupción del embarazo. Pero si la mujer se mantiene firme, a partir de esta ley, las mutualistas y hospitales deberán brindarle  condiciones dignas a quienes decidan finalmente hacer un aborto. De ese modo, se podrá comenzar a disminuir la mortalidad de las mujeres pobres y a erradicar aunque sea parcialmente  el lucro de las clínicas privadas.

Los legisladores  del Frente Amplio tienen mayoría en ambas cámaras , por eso son responsables de las limitaciones que presenta esta ley.  El Frente Amplio muestra una vez más que no es la herramienta que liberará a la mujer y mucho menos a la mujer trabajadora. Este frente no está dispuesto a dar una batalla de fondo contra este sistema social machista y capitalista, ya que prioriza permanentemente los acuerdos con los sectores de oposición en aras de la “unidad nacional”.

La lucha sigue planteada
La lucha para conquistar el pleno derecho de la mujer para decidir sobre su cuerpo sigue planteada.  ¡Solo ella tiene derecho a decidir sobre su cuerpo y su maternidad!

Es necesaria una amplia educación sexual igualitaria y científica e información masiva, en los centros de estudio y lugares de trabajo, sobre los métodos anticonceptivos, tanto para el hombre como para la mujer.  Para ello las mujeres  necesitamos organizar y  llevar adelante una lucha más profunda, que pueda culminar en el logro de una ley con un único artículo que manifieste la libertad de toda mujer a decidir sobre su propio cuerpo y su maternidad.

Por eso, las mujeres y nuestros compañeros debemos seguir la lucha por:

* el derecho al aborto seguro y gratuito cuando la mujer no desee la maternidad!

* el derecho a un salario igual entre hombres y mujeres!

* educación sexual desde la escuela!

* guarderías en todos los centros de trabajo!


Izquierda Socialista de los Trabajadores 
24/10/12

 

 
  Contador de Visitas: 154984 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=