FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Aborto legal: Un debate impostergable
 
Aborto legal: un debate impostergable

FRENTE OBRERO SOCIALISTA (FOS - Argentina)

Por el derecho a la vida de las mujeres

 

Vos, seguramente, como much@s en estos días, habrás estado opinando acerca del caso de LMR. Desde el vientre materno, la historia de LMR. estuvo signada por la injusticia ya que, entre otros factores, el retardo que sufre se debe a la mala alimentación de su mamá. Su madre analfabeta, una hermana y ella, viven en un barrio pobre del sur del conurbano.

 

Agravando la tragedia, LMR es violada por un tío y resulta embarazada. La mamá recurre a la Justicia y al Hospital Público: para denunciar la violación y para interrumpir el embarazo. De acuerdo con el art. 86 inc. 2 del Código Penal, hace más de un mes, se decide practicarle un aborto.

Pero... la Justicia, en la persona de la fiscal Leila Aguilar, que investigaba la violación, da intervención a la jueza Inés Siro, que impide el aborto. La jueza se ampara en la Constitución de 1994, pactada entre Menem y Alfonsín, "que protege el derecho del niño no nacido".

 

A las "niñas nacidas", ¿quién las protege?

 

Esto pone sobre el tapete la terrible situación de muchas niñas, adolescentes y mujeres. L@s que trabajamos en escuelas y hospitales, vemos alarmad@s como la pobreza y marginalidad aumentan la frecuencia de actos de violencia familiar contra las mujeres. También vemos que la Justicia no hace nada, o muy poco, al respecto.

 

En Página 12 (28/07/06) la periodista Mariana Carbajal entrevista a una Jueza de Menores: "La sociedad está pensando que a esta chica la violaron en un baldío, que hubo violencia, pero no fue así (...) Fue un abuso intrafamiliar, como ocurre en tantos casos. ¿Sabe la cantidad de chicas de 12 o 13 años, incluso 9, que son abusadas por sus padres y quedan embarazadas? Veo un montón en mi juzgado (...) No ha sido una víctima desamparada. No hubo violencia física (...) es igual de grave. Pero fue un abuso intrafamiliar."

 

Esos ataques, denominados por el Código Penal "abuso agravado por vínculo", que desembocan en embarazos, se califican como algo "grave", al mismo tiempo habituales, debido a que se producen en ámbito "intrafamiliar", razón por la cual, la violación de una niña no entrañaría "violencia física". ¡Y quién así habla es una Jueza de Menores, cuya tarea consiste en la protección de niños, niñas y adolescentes en cumplimiento de la Constitución Nacional!

 

La palabra de la Santa Inquisición

 

Otro dato significativo son las declaraciones de la jueza Inés Siro, de que no actuó sólo en nombre de la Constitución del 94 sino "como católica", para negar el aborto. Una vez más el estado que dice practicar la laicidad acepta el poder de veto de la Iglesia Católica para impedir que leyes, entre ellas la del aborto gratuito se puedan sancionar, y aún para impedir el ejercicio de los derechos ya existentes. Aún cuando esto signifique avalar por acción u omisión aberraciones tales como llevar adelante embarazos de niñas y adolescentes violadas; jóvenes en prisión por asesinar, en estado de desesperación, a hijos concebidos por violaciones, como Romina Tejerina; muerte de mujeres pobres por abortos mal hechos; negación del uso de preservativos, a pesar del riesgo de enfermar o morir por SIDA y otras enfermedades...

 

Como vemos, propiciar las vejaciones, torturas y muertes no es privativo de la Edad Media: la Santa Inquisición continúa...

 

Aborto legal: un debate impostergable

 

Ya conocés el desenlace de la historia de LMR: la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires aprobó finalmente la realización del aborto, pero l@s médic@s del Hospital San Martín de La Plata, esta vez, se negaron a practicarlo; ahora, por lo avanzado de la gestación y el riesgo que conllevaría (decisión tomada en medio de grandes presiones e intimidaciones, como la amenaza de juicio por parte del ultrarreaccionario De La Torre, rector de la Universidad Católica de La Plata).

 

La bronca y la impotencia frente a tamaña injusticia aumentan con la lectura de las estadísticas oficiales: se realizan entre 500 y 800.000 abortos por año en el país y se tratan cerca de 80.000 afecciones por post-abortos mal hechos en los hospitales del conurbano bonaerense (declaraciones del Ministro de Salud Ginés González García en el programa A dos voces, 2/08/06).

 

Por supuesto, los abortos son clandestinos y los hay de 3 tipos: en clínicas privadas c0on un costo entre $2200 y $2500; en consultorios, sin garantías de asepsia, por $500 o $600; en las casas con pastillas o métodos caseros, como introducción de agujas de tejer, perejil, etc.

 

Estos datos muestran que, a pesar de no estar legalizado, ¡las mujeres nos hacemos abortos! Pero, no todas podemos realizarlos en las mismas condiciones. Las que tienen dinero lo hacen sin correr mucho riesgo. En cambio, las que tenemos escasos recursos debemos acudir a lugares "truchos" o a métodos químicos o caseros, poniendo en grave riesgo la salud y la vida. Así lo muestran las estadísticas de mortalidad por prácticas abortivas que determinan que es la primera causa de muerte materna.

 

Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable: aborto... ¡de eso no se habla!

 

El 30 de octubre de 2002, después de la gran rebelión nacional del 2001, el Congreso sancionó la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, que fue reglamentada al año siguiente.

 

Poner en debate estos temas en las máximas instituciones del país es una gran conquista de la lucha de las mujeres, de los trabajadores y del conjunto de la población; de duros enfrentamientos con los fundamentalismos religiosos y los poderes gubernamentales quienes se negaban, siquiera a discutirlos.

 

¿Qué propone la Ley mencionada? Esencialmente: control de salud para la detección temprana de enfermedades de transmisión sexual y para cáncer genital o mamario; prescripción y suministro gratuito de métodos y elementos anticonceptivos (de carácter reversible) y garantizar controles periódicos posteriores a la aplicación del método anticonceptivo elegido.

 

La Ley propone, pero... ¡el presupuesto de Salud, dispone! Propiciar la gratuidad de los métodos anticonceptivos resulta un mito, si tenemos en cuenta el desmantelamiento de la Salud Pública, la privatización de servicios en los hospitales, el vaciamiento de las Obras Sociales.

 

Quienes nos atendemos en los hospitales públicos sufrimos el deterioro y el abandono en que se encuentran: falta de insumos y de personal; colas interminables y larguísimas esperas para turnos; edificios inadecuados o destruidos. En las prioridades de los gobiernos de Kirchner, Solá y los demás gobernadores, ¡no figuran los planes de prevención y atención de salud, menos aún de la salud sexual!

 

Por otra parte: ¿qué respuesta da esta Ley a las mujeres que tomamos todos los recaudos para no embarazarnos y no tuvimos éxito? ¿Debemos ser obligadas a la maternidad por entrar en los porcentajes falibles de los métodos anticonceptivos o, quizá, por no haberlos usado adecuadamente? ¿Qué respuesta a las niñas, mujeres y adolescentes violadas que quedan embarazadas y no son "dementes o idiotas"?

 

Ninguna respuesta: las leyes siguen penalizando el aborto; continúan los abortos clandestinos y el lucro a costa de este "delito"; 2 mujeres pobres por día siguen muriendo por abortos sépticos; o nos obligan a la maternidad forzada.

 

Reducir la solución de estos problemas a la educación sexual y la anticoncepción, como propone la Ley de este gobierno y con un gobierno que no garantiza salario, trabajo, salud, educación, vivienda, es una utopía.

 

Kirchner, Cristina, y hasta las diputadas que piden juicio político a la jueza Siro por su intervención en el caso de LMR, declararon reiteradamente: ¡no vamos a legalizar el aborto! (son órdenes del Vaticano acordadas con el Banco Mundial).

 

Eso significa que tenemos que luchar mucho por una verdadera educación sexual y planes de anticoncepción indisolublemente ligados a la legalización del aborto. Y, junto con ello, por mejores condiciones de vida para tod@s l@s trabajador@s y el pueblo pobre.

 

Las mujeres, especialmente las trabajadoras, tenemos que organizarnos, con nuestros compañeros varones, para exigir que la CGT y CTA, los organismos de DDHH, los Centros de Estudiantes y todas las organizaciones sindicales, políticas y sociales que se reclaman populares, tomen como un punto prioritario de sus programas y lleven adelante una Campaña Nacional por el aborto libre y gratuito, como uno de los derechos humanos esenciales, para que cesen las vejaciones a las mujeres y no haya ni una muerte más por abortos clandestinos.

 

Somos mayoría las que tenemos opiniones parecidas a éstas: animáte, conversá con las compañeras de estudio, de trabajo o en el barrio; formemos comisiones de mujeres para reunirnos, informarnos, empezar a organizarnos y llevar adelante la lucha por:

 

¡Educación sexual para decidir!

¡Anticonceptivos para no abortar!

¡Aborto legal para no morir!

 

Virginia y Leti

 
  Contador de Visitas: 154155 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=