FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  ¿QUÉ SE ESCONDE TRAS LA BAJA?
 
¿QUÉ SE ESCONDE TRAS LA BAJA?


Por Leonardo - San Carlos

En los últimos meses se viene gestando una campaña a favor de la delincuencia y
no es casualidad. ¿A qué me refiero?, pues a la promoción de la baja de la edad
de imputabilidad.
Está bien, es una sana costumbre la de impulsar plebiscitos para que el pueblo
decida, tenga un aparente margen de libertad de decisión; están en su derecho…
¡Pero si no escondiesen la verdadera naturaleza de sus intenciones…!
El lector se preguntará cuál es efectivamente esa dañina naturaleza a la que se
alude. Bien. Comencemos por recordar que el 12 de Julio se aprobó la Ley de
Participación Público-Privada (o PPP como se la conoce).
Sigamos el siguiente razonamiento: Si los adolescentes de entre 16 y 18 años
pasan a ser imputables, al cumplir la mayoría de edad, tienen boleto asegurado
al deficiente sistema carcelario imperante, y ¡oh, contradicción!, estos
señores que tan preocupados están por el mismo y afirman que el mismo es un
“sistema de escuelas para delinquir”, quieren que se sature con la nueva
“camada de delincuentes” proveniente de la franja de edad a la cual pretenden
castigar con mano de hierro y que continúe pudriéndose en los penales
cumpliendo pena… ¡perfeccionándose como delincuentes!

Todo esto se traduce en la saturación de los edificios carcelarios con el
consiguiente aumento de presupuesto extraído de los bolsillos del pueblo para
que (y es tragicómico) la sociedad uruguaya pueda salir de su casa en lugar de
estar presa en su domicilio, que sea capaz de salir tranquilamente a la calle…
¡mientras arriba se cocina el aumento de presupuesto para las “Escuelas del
Delito”! ¡Menudo razonamiento el de estos analfabetos políticos!
No vamos a profundizar en la cuestión de la marginación sufrida por los
reclusos al salir del instituto penitenciario cuando intentan rehacer su viva,
marginación de la cual se nutre la oligarquía para conseguir, fruto de la
desesperación y falta de oportunidades de reinserción de éstos, mano de obra
cuasi esclava, barata… baratísima, o… su reencuentro con el delito para seguir
perfeccionando el arte de delinquir con las “becas” que los fascistas
promueven.

Por lo menos hay una forma de que los gastos no recaigan en las masas. ¿Por qué
no asociamos al Estado con privados en la cuestión del sistema penitenciario?
¡Tenemos una hermosa Ley que ahora nos lo permite! Imagino todos sabrán que una
empresa, lo que busca, es el lucro, facturar, y si de cárceles hablamos, cuanto
más aumente el porcentaje de reos (como los llaman ellos, para mí son seres
humanos, pares, no monstruos), más dinero ingresa a sus arcas, y para que el
número de personas privadas de libertad aumente, es indispensable que delincan,
si no, ¿dónde está el negocio?

Espero, estimado lector, este artículo sea capaz de propiciar su reflexión.


 
  Contador de Visitas: 158698 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=