FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Vuelve a ser publicada la revista Correo Internacional
 
Vuelve a ser publicada la Revista Correo Internacional
Para solicitar la revista Correo Internacional en Uruguay, escribinos a Rebeliondetrabajadores@Gmail.com o en la sección "Contacto", en el menú de la izquierda. El costo de la revista es de $60.

En mayo, se inició una nueva época de la publicación central de la LIT-CI (Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional), que retomó el formato de revista impresa que tuvo entre 1982 y 1995. Los temas principales incluido en este primer número son:

·         La crisis de la Unión Europea, los profundos problemas que enfrentan sus burguesías imperialistas,la respuesta de los trabajadoresa los ataques de gobiernos y empresas,y presentamos una propuesta programática para una salida obrera a la crisis.

·         En el año del bicentenario del inicio de la lucha por la emancipación latinoamericana de España, realizamos un debate con el chavismo sobre cuáles son los caminos para lograrla Segunda Independencia, y analizamos las profundas limitaciones de las burguesías del continente para llevar adelante esta tarea.
 
·         En otro artículo, se da la posición sobre un tema de candente actualidad: ¿qué es el Estado cubano hoy? y ¿qué posición deben tomar los revolucionarios sobre hechos como la muerte de Orlando Zapata Tamayo?
 
·         Se analiza también la crisis del PSOL brasileño, uno de los “partidos anticapitalistas”más conocidos en el mundo.
 
·         Finalmente, el lector encontrará artículos sobre la situación actualde Irak, sobre la campaña electoraldel PSTU brasileño, y notas sobre procesosde reorganización del movimientosindical en varios países y sobre la vidade la LIT-CI.
 
Presentamos a continuación la primera parte del artículo sobre la crisis de la UE, de gran actualidad a partir de los sucesos de Grecia.
 
La crisis de la Unión Europea… Y la respuesta de los trabajadores
 
La discusión del “paquete de ayuda” para evitar la quiebra financiera de Grecia, las medidas de ajuste que el gobierno de Yorgos Papandreu debe aplicar como condición para acceder a este paquete, y la respuesta de los trabajadores griegos ante esas medidas desnudan los profundos problemas que enfrenta la Unión Europea (UE) –y la “eurozona”–, hoy el “eslabón más débil” de la frágil recuperación (lograda gracias a las ayudas billonarias que los gobiernos dieron a los bancos) que presentan los grandes polos imperialistas, en particular EEUU. La situación de la UE muestra que la crisis económica mundial aún no ha terminado.
 
En esta realidad confluyen dos razones centrales. Tanto la UE como la eurozona comprenden muchos países, con niveles de desarrollo y situaciones actuales muy diferentes: desde la relativa tranquilidad de Alemania hasta el tembladeral griego. Los “paquetes” han sido nacionales, en primer lugar, para salvar al propio país.
 
Temor a la clase obrera
 
Por otro lado, las burguesías imperialistas europeas deben enfrentar movimientos obreros mucho más organizados, conscientes, y con mayor capacidad de lucha que la clase obrera estadounidense en la actualidad. Por eso actuaron con “pies de plomo”: junto a fuertes ataques
a los sectores más débiles (los inmigrantes), fortalecieron medidas “amortiguadoras” (la ampliación de los plazos del seguro al desempleo) que postergaron los choques frontales con los sectores más fuertes. Si bien, hasta hoy, este objetivo viene siendo cumplido (con gran ayuda de las burocracias sindicales), eso desalienta la “confianza inversora” y retrasa la recuperación.
 
Pero la situación comienza a “descoserse” por los países más débiles, como Grecia y Portugal. En la fila siguen países de mayor peso: España, Italia, Inglaterra... Esa mayor fragilidad europea pone en juego el futuro de la UE y la eurozona (construidas en décadas de paciente “arquitectura”).
 
El proceso de armado del “paquete de ayuda” a Grecia mostró una polémica entre Angela Merkel y Nicolas Sarcozy sobre la intervención o no del FMI. El triunfo de la posición de Merkel es muy significativo: a través del FMI, EEUU entra en el proceso. Es decir, la UE y la eurozona van a continuar, pero lo harán con mucho menos autonomía y con la supervisión del “gran hermano”.
 
¿El fin de los “amortiguadores”?
 
Al mismo tiempo, Grecia muestra que comenzó el fin de los “paquetes amortiguadores” y el tiempo de evitar los choques frontales: la condición para que el gobierno Papandreu reciba el dinero es la aplicación de un feroz plan de ajuste.
 
En España, Zapatero inicia ese camino con el ataque al sistema de pensiones y, en Gran Bretaña, Gordon Brown (¡en plena campaña electoral!) acaba de anunciar que su plan de ajuste será más duro que el de la Thatcher (modelo neoliberal de los años ’80).
 
Frente a las medidas del gobierno Papandreu, los trabajadores están respondiendo con varias huelgas generales e importantes movilizaciones. En ese sentido, en Grecia se está jugando un “partido” cuya importancia excede el ámbito nacional: los demás gobiernos de la UE se miran en ese espejo. Una derrota de los trabajadores griegos allanaría el camino de todas las burguesías de la UE.
 
Por el contrario un triunfo y un empantanamiento del plan de ajuste de Papandreu cuestionarían todo, desde los planes de ajuste en el resto de la Unión Europea hasta su propia supervivencia y la del euro.
 
En el desarrollo de la lucha y la respuesta de los trabajadores griegos y del conjunto de Europa, por otro lado, juega un factor esencial el rol de las burocracias sindicales. Aquí se plantea, por un lado, la exigencia a que rompan con los gobiernos y encabecen las luchas. Por el otro, la imperiosa necesidad de que surjan alternativas de dirección para la clase obrera. Un tema al que, por su importancia, dedicamos un artículo específico en esta sección.

 
  Contador de Visitas: 158698 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=