FRENTE AL CAPITALISMO EN CRISIS SOLO HAY UNA ALTERNATIVA: REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
   
  -
  Detener el avance de la Impunidad luchando en las calles
 
 

Detener el avance de la Impunidad luchando en las calles

El pasado mes de febrero la Suprema Corte de Justicia (SCJ) declaraba inconstitucional la imprescriptibilidad de los crímenes de la dictadura, dando así un golpe a la lucha histórica por verdad, justicia y castigo, y fortaleciendo la impunidad de los asesinos.

Con este fallo, la “Justicia” nos dice que los crímenes de la dictadura son “delitos comunes”, y por lo tantos prescriptibles. Es decir, que pasados los 30 años ya no pueden ser investigados. Para la SCJ los secuestros, persecuciones, torturas y asesinatos (todos por motivos políticos), orquestados desde el Estado, apoyado directamente por EEUU (que además actúo en conjunto con el resto de las dictaduras latinoamericanas), no son delitos de Lesa Humanidad (y por lo tanto imprescriptibles), sino que son “delitos comunes”.

La “Justicia” que libera a los torturadores y asesinos

Este lamentable fallo da posibilidades a la “justicia” y a los abogados defensores de los torturadores a que accedan a ser liberados; la Suprema Corte considerará próximamente otros seis casos y eventualmente podrían declarar la libertad para militares que cumplen prisión.  Se trata del coronel Tranquilino Machado, procesado en junio de 2011 por la muerte del estudiante Ramón Peré en 1973, y del ex policía Ricardo Zabala, procesado en marzo de 2012 por la muerte del maestro Julio Castro, ocurrida en 1977.”[1]

Además la SCJ dificulta y pone obstáculos para la investigación, como quedó claramente demostrado en el traslado de la Jueza Mota y otros magistrados que tenían varios casos de DDHH en sus manos, mostrando que la SCJ quiere enterrar cualquier tipo de iniciativa y proceso de investigación, por más mínimo que este sea.

La “Justicia” que persigue a los luchadores

Pero la “justicia” si llamó a declarar a varios manifestantes por la protesta realizada ante el traslado de la jueza Mota, entre ellos a los fotógrafos Ivan Franco y Santiago Mazzarovich, además de Álvaro Jaume, Irma Leites y Jorge Zabalza. En el caso del primero, mientras caminaba por la Plaza Independencia “lo abordó un hombre vestido de particular. Le dijo que estaba citado a declarar en la Jefatura de Policía (…) Franco le pidió al hombre que se identificara, y éste le mostró un carnet de policía. Arreglaron que Franco concurriría hoy a declarar; el policía lo anotó en la mitad de una hoja A4 que llevaba consigo. “Mirá que sabemos que vos estabas trabajando”, le comentó. Franco le preguntó por qué lo habían abordado así en una plaza pública, si lo habían encontrado de casualidad. “Nosotros sabemos que vos vas siempre al estadio [por su trabajo como fotógrafo] pero no te queríamos molestar ahí”, alegó el policía.”[2]

Esta “informalidad”, intimidatoria y persecutoria también estuvo presente entre las otras personas llamadas a declarar.

Estos hechos, sumados a que en la concentración del 25 de febrero contra el fallo de la SCJ la policía se dedicó a fotografiar manifestantes, al mejor estilo Dictadura, en el operativo montado por el propio gobierno frenteamplista, muestran el carácter de clase de la “Justicia”. Esta es la justicia de los ricos, de los capitalistas.

Preparar un gran 20 de Mayo de lucha

En este contexto se desarrollará la “Marcha del Silencio” de este año 2013. Preparar la misma con una gran convocatoria, donde las organizaciones de Derechos Humanos y el PIT-CNT estén a la cabeza es una tarea que todos los luchadores tenemos por delante

Desde Izquierda Socialista de los Trabajadores, ponemos nuestras humildes fuerzas a disposición de esta tarea que nuestro pueblo tiene pendiente con su pasado, presente y futuro.
 

- Los crímenes de la dictadura son de Lesa Humanidad y no prescriben!! ¡¡Ni un torturador libre!!

- Cárcel común para los golpistas, torturadores y asesinos!!

- Ninguna confianza en esta “justicia” de los ricos!!

- Todos al 20 de Mayo para fortalecer la lucha!!

- VERDAD JUSTICIA Y CASTIGO!!

 

El Pacto del Club Naval de 1984: el comienzo de la impunidad

A fines del año 1984 se celebró en nuestro país el llamado Pacto del Club Naval.

¿Qué fue esto? La dictadura, ya acorralada por las movilizaciones y con grandes posibilidades de ser derrotada, convocó a los partidos políticos a instrumentar una “salida pacifica”.

En este Pacto, que se realizó en el Club Naval, participaron el Partido Colorado, el Frente Amplio y la Unión Cívica, no así el Partido Nacional, ya que la dictadura había arrestado y puesto en prisión a Ferreira Aldunate. Ese acuerdo que se plasmó en el acta 19, permitió que los militares proscribieran candidatos para presentarse a las elecciones de 1985 y que las Fuerzas Armadas quedaran intactas, permaneciendo todos los mandos en sus cargos aún después de esas elecciones.

Producto de este Pacto, el presidente colorado Julio María Sanguinetti, envió al parlamento y se aprobó por Blancos y Colorados, una Ley llamada de Caducidad de la pretensión punitiva del Estado, que dejaba así libres y sin juzgar a la totalidad de los más grandes asesinos y torturadores de nuestra historia reciente.


¿Quién elige a los ministros “dinosaurios” de la SCJ?

El propio sistema político (parlamentarios colorados, blancos y frenteamplistas) es el que vota a los miembros de la Suprema Corte de Justicia, mostrando la responsabilidad que tienen los partidos, y mostrando que esta justicia no es independiente como nos quieren hacer creer. Es la Justicia que defiende y deja libres a los torturadores, a los Peirano, a los Paco Casal, y que solo mete preso a los luchadores y a los pobres.


¿Por qué el Frente Amplio no es consecuente en la lucha contra la impunidad?

En definitiva, lo que preocupa a los dirigentes frenteamplistas, igual que los partidos Blanco y Colorado, es seguir cumpliendo con pactos que se hicieron a la salida de la dictadura con los milicos, como el Pacto de Club Naval y otros “acuerdos”, que hoy algunos dirigentes reconocen públicamente. En ellos se acordó con las Fuerzas Armadas golpistas que nadie fuera a la cárcel, y esa es la verdadera razón de fondo de lo que esta pasando con los Derechos Humanos.

La lucha consecuente contra la impunidad lleva al cuestionamiento mismo de las Fuerzas Armadas y de la “Justicia”, dos instituciones clave que este sistema capitalista, que necesitan para mantener este “orden social” que solo favorece a los patrones, empresarios y multinacionales.

El Frente Amplio es incapaz de llegar a fondo en esta tarea, porque es un partido más de este sistema capitalista, y para nada le interesa profundizar una lucha que puede poner en jaque las propias instituciones burguesas. En este sentido, Vázquez y Topolansky declararon que acatarían el fallo de la SCJ, el fallo de esta “Justicia” que sirve solo a los ricos y poderosos.

 

 
  Contador de Visitas: 154155 visitantes ¡Proletarios de todos los países, uníos!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=